Último adiós en Orduña al torero Ivan Fandiño

EFE AMURRIO (ÁLAVA).

Compañeros de profesión del torero vizcaíno Iván Fandiño trasladaron ayer sus condolencias y cercanía a la familia del maestro, al que han rendido su ultimo adiós en la intimidad de la capilla ardiente ubicada en Amurrio (Álava). Fandiño, de 36 años, murió en la ciudad francesa de Aire Sur L'Adour a consecuencia de una gravísima cornada inferida por un toro de Baltasar Ibán de nombre 'Provechito', que lo corneó en el costado derecho después de perder pie cuando instrumentaba un quite por chicuelinas.

El cuerpo del torero llegó el domingo pasadas las 20:00 horas al tanatorio de Amurrio, situado a escasos 10 kilómetros de Orduña, localidad de origen de Fandiño que a las 18.30 de esta tarde acogerá su funeral en la céntrica iglesia de Santa María. Desde el domingo y a lo largo de toda la mañana de ayer amigos, vecinos, aficionados al toro y compañeros de profesión quisieron a los padres, a la hermana y a la esposa del diestro.

El momento álgido tuvo lugar a las doce y cuarto del mediodía, cuando el féretro con el cuerpo de Fandiño salió del tanatorio entre llantos y aplausos para ser incinerado.

Antes, los maestros Enrique Ponce, El Fandi, Curro Díaz, Pepín Liria, Luis Miguel Encabo, Javier Conde, Paco Ureña y Juan Antonio Ruiz Espartaco habían llegado con semblante serio para trasladar sus respetos a un torero del que han destacado su «seriedad» y cuya muerte en la «flor de la vida» han lamentado. «Una gran pérdida para el mundo del toro», «nunca lo olvidaremos», «estará en nuestros corazones» son algunas de las frases que se han podido escuchar a las puertas de este tanatorio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos