Toñi Moreno: «He sufrido mucho tiempo por tonterías»

Toñi Moreno: «He sufrido mucho tiempo por tonterías»
R. C.
La granizada

Toñi Moreno se ha quedado sin vacaciones, pero da las gracias por ello. Desde junio presenta en Telecinco el programa ‘Viva la vida’.No le va mal. «Vamos subiendo puntitos», dice

JAVIER GUILLENEA

- ¿Es cierto que a los once años escribió una carta al Rey Juan Carlos I para que diera trabajo a su padre?

– Era cuando él estaba en el paro. Mi padre fue un emigrante de Andalucía que trabajaba en la Seat de Barcelona, pero hubo una reestructuración y le despidieron como a tantos otros. Regresamos a Andalucía con una mano delante y otra detrás, con un sentimiento de fracaso. Yo era muy chica, me agobié mucho y le envié una carta al Rey.

¿Qué le escribió?

– Le puse que mi padre era un hombre muy bueno y que necesitaba un trabajo.

¿Funcionó?

– No mucho. Me contestó la Casa delRey. Cuando vi el membrete imagínese, me fui corriendo gritando: ‘mamá, mamá, me han con– testado’.

¿Qué ponía la carta?

– Me decía en plan muy cariñoso que le dijera a mi padre que se apuntara al INEM y yo pensé que para ese viaje..., porque en el INEM ya estaba apuntado.

Empezó a trabajar a los doce años en Radio Sanlúcar y a los catorce en Telesanlúcar. ¿Qué mantiene de aquella niña?

– La misma pasión y la misma ilusión en lo que me encanta, que es la comunicación. A mí todo lo que tenga que ver con la tele me apasiona.

Si pudiera volver al pasado, ¿qué le aconsejaría a aquella niña?

– Que sufriera menos. Yo he sido siempre una persona muy sufridora, le diría ‘chiquilla, disfruta más de la vida, que nada tiene tanta importancia’.Esa lección la he aprendido con 44 años. Cuando murió mi padre todo lo demás me pareció una tontería. Yo he sufrido por muchas tonterías durante mucho tiempo. Ahora que lo sé, me gustaría haber aprendido esa lección mucho antes.

¿Se despierta gritando por las noches cuando se le aparecen en sus pesadillas los datos de audiencia?

– Ya no me condicionan. He aprendido a no vivir pendiente de audiencias. Cuando son buenas lo celebro muchísimo y cuando son malas me pregunto qué se puede mejorar, porque al final el que tiene razón es el que elige, y yo tengo que hacer la tele para el que la está viendo. Lo único que me quita el sueño es pensar que cualquiera de mi familia pueda tener una enfermedad.

¿Qué tal le van los datos de audiencia a ‘Viva la vida’?

– Estamos muy contentos. Llevamos poco tiempo y estamos consolidando. Cada semana subimos puntitos.

Pero se ha quedado sin vacaciones, ya lo siento.

– Los que nos dedicamos a esto tenemos muy claro que cuando viene un periodo bueno de trabajo hay que aprovecharlo y ser agradecido.

¿No le han dado algunas veces ganas de dejarlo todo y abrir un chiringuito en Ibiza?

– Como a todos, ¿no?

A mí sí.

– Todos los que trabajamos en este mundillo tenemos un ‘momento de chiringuito en Ibiza’, pero sin papeles, ni permisos, ni chiringuito; así que hay que conformarse con seguir trabajando.

Cocina y flamenquito

¿Qué chiringuito pondría usted?

– Me gustaría estar en la cocina, aunque sé que es una de las profesiones más sacrificadas. Sería un sitio donde se comiera bien, donde hubiera un buen rollo y música bonita de flamenquito, que es lo que me gusta a mí; de Antonio Carmona, una cosa así.

¿Y qué plato me recomendaría?

– Los guisos marineros de Sanlúcar de Barrameda, que es lo que mi madre me ha enseñado. El arroz caldoso con langostinos, esas cosas me salen bien.

¿Se han recuperado Rosa y usted del beso que se dieron en directo?

– Fue una cosa muy bonita y muy tierna.Rosa está en un momento fantástico. Se lo agradecí porque me pareció una artista con una sensibilidad muy grande. Me divertí mucho en esa entrevista y me emocioné mucho también.

O sea, que la petición de boda fue cosa de una tarde. ¿No la mantiene?

– Era broma, ella lo sabe y toda España también.

¿Usted vendería una exclusiva?

– Yo tengo como política no decir nunca jamás, porque la vida te pone luego en tu sitio. Si yo tuviera hijos y necesitaran para comer, por supuesto que ni me lo pensaría. En las circunstancias en las que estoy ahora, no, porque estoy trabajando y puedo pagarme la hipoteca, pero no critico a nadie que lo haga. Cada uno tiene que mirar sus circunstancias personales. Yo nunca diré de nada jamás porque no sabes dónde te va a poner la vida y lo que vas a tener que hacer.

Aquel verano de... playa, comida en el chiringuito y puesta de sol

«Mis padres nunca tuvieron vacaciones, y nunca es nunca. Ellos jamás supieron lo que es un hotel e irse de viaje», dice Toñi Moreno cuando surge el verano en la conversación. Si se le pregunta por la perfección de uno de esos días de julio o agosto que siempre parecen interminables, ella no duda en la contestación: «Un día de verano perfecto es coger a mi sobrino Pepe, que tiene un año, y llevármelo a la playa en Sanlúcar de Barrameda, comer en un chiringuito, ver el atardecer, la puesta del sol, llegar reventados a casa, ducharnos y ver una peli. Ese es un día perfecto para mí».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos