El gol de los televisores

El Mundial de Rusia y la participación de la selección siguen siendo el mejor reclamo para las tiendas y superficies comerciales. :: R. C./
El Mundial de Rusia y la participación de la selección siguen siendo el mejor reclamo para las tiendas y superficies comerciales. :: R. C.

El Mundial de fútbol, que arranca en Rusia el 14 de junio, vuelve a desatar la fiebre por la compra de pantallas. Los fabricantes esperan vender un 150% más que el año anterior

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

En la primavera de 1982 las páginas de los periódicos se llenaron de anuncios de televisores en color. «Si España gana el Mundial le devolvemos el dinero», rezaba uno de la marca Sanyo publicado el 2 de mayo de aquel año, cuyo modelo de 26 pulgadas costaba 79.500 pesetas (unos 480 euros). Los de Telefunken eran más caros y llegaban a las 90.000 pesetas, casi el sueldo medio de un mes. En muchos hogares españoles aprovecharon el Mundial de 1982, que se celebró en nuestro país, para renovar su aparato. Por primera vez, muchos certificaron que la selección española vestía de rojo. Todo pese a que TVE ya emitía a color toda su programación (a excepción de algunos anuncios) desde 1977. Pero fue el fútbol el que provocó que esa tecnología llegara al 80% de los hogares en pocos meses. Y es que la cita mundialista siempre ha impulsado las ventas entre un 15% y un 20%, según las estadísticas comerciales. La de Rusia, que arranca el próximo 14 de mayo, no va a ser una excepción.

Si en 2006, el año del Mundial de Alemania, la moda era comprar una televisión plana (llegaron al 56% de los hogares españoles), en 2010, con el de Sudáfrica en el horizonte cercano, nuestros salones se llenaron de televisores LED que contaban con conexiones USB. Se vendieron 5,33 millones de aparatos para ver a Iniesta marcar el gol decisivo en la final, mientras que en los tres años anteriores, de 2007 a 2009, las cifras se plantaron en 3,75, 3,37 y 3,86 millones de unidades vendidas respectivamente.

A dos semanas y media de la nueva edición del campeonato, y a falta de grandes innovaciones, las que acaparan las miradas de los compradores son las pantallas grandes. Las ventas de televisores de más de 65 pulgadas se han disparado un 70% en lo que va de año, y se espera que aumenten hasta un 150% entre finales de este mes y el comienzo del Mundial respecto a 2017.

Aunque crece el consumo televisivo en móviles, el fútbol se prefiere ver en pantalla grande

La cifra contrasta con el aumento de consumo televisivo en teléfonos móviles, ordenadores o tabletas, que no para de crecer y ya supone un 28,7% del total, según un estudio de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) publicado el pasado marzo. Pero para ver un buen partido de fútbol, se sigue prefiriendo la compañía de amigos y familiares y el clásico televisor frente al que reunirse. Solo hay que observar los datos de audiencia de la final de Champions League que disputaron el sábado Real Madrid y Liverpool. El encuentro congregó en Antena 3 a una media de 9.291.000 espectadores, el 55,3% del 'share'.

64 partidos en exclusiva

En España, los derechos de emisión de los 64 partidos de la competición los posee Mediaset en exclusiva. Los que dispute 'La Roja' y otros encuentros que sus programadores consideren relevantes (como el inaugural que enfrenta el 14 de junio, a partir de las 17.00 horas, a la anfitriona Rusia y a Arabia Saudita) se podrán ver en Telecinco, mientras que el resto se los repartirán Cuatro y BeMad. De momento, el grupo que preside Paolo Vasile no tiene planes de ofrecer la cita en tecnología 4K, así que habrá que esperar para sacar todo el partido a las pantallas gigantes que están de moda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos