LA TELE DE RAJOY

MIKEL LABASTIDA

La televisión de Rajoy (que antes conocíamos como RTVE) resucitó al séptimo día. Había estado sin mucha vida en lo que se refiere al conflicto originado en Cataluña por la convocatoria del referéndum ilegal. La emisora consideró que el suceso no era lo suficientemente importante como para ofrecer una programación especial y lo relegó al Canal 24 horas. Curiosamente, este pasado domingo sí organizó una amplia cobertura para cubrir la manifestación promovida en Barcelona por la entidad Sociedad Civil Catalana, bajo el lema 'Recuperem el seny', tanto en la cadena principal como en la destinada solo a noticias. El Telediario además ocupó gran parte de su escaleta para informar del acto desde diferentes puntos de vista. Resulta que TVE estaba viva. La razón de las distintas atenciones entre un día y otro habría que preguntársela a los directivos del ente público. Quizá influyó que la movilización en la ciudad condal fuese apoyada por el Partido Popular. O tal vez no y resulta que yo soy un mal pensado...

Son ganas de cabrearse con TVE. Luego regresa a la parrilla 'Cachitos de hierro y cromo' y uno se reconcilia con la emisora. Aunque sea un ratito. Para su retorno eligió melodías de antes de ayer y rescató imágenes del No-Do de los años 40 y 50. Espera, ¿no estaría el programa de La 2 lanzando una indirecta? Ahí dejo la duda. Sea como sea, el espacio de Virginia Díaz volvió en forma, demostrando su excelente criterio a la hora de elegir vídeos y derrochando humor. Que falta nos hace.

Aunque el ambiente invite a pocas gracias, chistes y bromas. En todas las partes cuecen habas. La tele de Puigdemont (antes conocida como TV3) también se acercó a la manifestación de Barcelona e incluyó a la Falange entre sus organizadores. Tal vez fue sin querer. Suponemos, puestos a no pensar mal, que se trató de un error, que no querrían que el espectador realizase una asociación de ideas equivocadas...

No sabemos si alguien declarará hoy la independencia o no en Cataluña, pero lo que no estaría mal es que sí se declarase en nuestras emisoras públicas, y dejasen de una vez hacer el trabajo libremente a los periodistas sin presiones políticas.

Fotos

Vídeos