'Snowfall', la cultura de la droga

John Singleton es el creador de esta producción de FX. /SUR
John Singleton es el creador de esta producción de FX. / SUR
SUR en Serie

Cinco razones por las que acercarse a esta serie, que narra la historia de cómo el crack devastó Los Ángeles en los años 80, y que se ve en HBO

MIGUEL ÁNGEL OESTEMálaga

Uno. En 1991, John Singleton debutó con ‘Los chicos del barrio’, una película desprejuiciada y directa en la que destacaba su poderoso estilo y la inevitable influencia de la música en el dinamismo que desplegaba en la puesta en escena. Se trata de una película feroz con varios discursos o lecturas vigentes. Singleton ha desarrollado una filmografía más irregular de lo que se presumía a raíz de su primera película. Pero ahora es el creador de una serie que parece prometedora sobre la influencia que la cocaína, convertida en crack, tuvo en Los Ángeles en los años ochenta. Eric Amadio y Dave Andron acompañan a Singleton como showrunners de esta producción de FX que puede verse en la plataforma HBO.

Dos. De hecho, lo primero que a uno le llama la atención es el alarde técnico y la fluidez de una puesta en escena que combina elementos con sencillez: desde la combinación de los colores cálidos y fríos, hasta los constantes movimientos de cámara y, si no es la cámara, es el montaje lo que favorece el dinamismo y la sensación de movimiento, pasando por esas escenas cortadas y la incidencia de la música extradiegética como elemento formal en el ritmo de las secuencias. Esto genera que la parte física y la emocional o sentimental se mueva casi siempre con acierto en la eficacia narrativa, confiriéndole una estética adecuada. Esto no quiere decir que no haya desequilibrios narrativos, porque los hay: algunos planos tomados por drones que son innecesarios o alguna secuencia resuelta de la manera más obvia, como el final del episodio dos, por citar uno formal y otro de fondo, pero esos deslices se superan por la energía que contiene y derrocha ‘Snowfall’.

Tres. «El mundo está amañado», esto que se dice en algún momento del piloto sirve para casi todos los personajes que pueblan esta ficción. No es extraño que la ambigüedad moral y la violencia sean ya seña de identidad de la ficción seriada, porque se ha instalado con normalidad en el ADN de la sociedad. Lo que se cuenta de los ochenta no difiere demasiado (en la esencia) de lo que puede verse hoy día. La ambición de unos personajes que se justifican o convencen en la consecución de sus objetivos. En este sentido, lo que mejor funciona son las erosiones familiares de los personajes. Cómo esas erosiones crean grietas que vienen a justificar –o sirven para hacerlo– el comportamiento o camino de estos personajes. Porque más interesante que la propia trama que transita por el abismo de la droga, resultan las relaciones sentimentales de diferente tipo de los personajes.

Cuatro. Franklin Saint (Damson Idris) es un joven negro educado entre blancos que vende hierba para su primo a espaldas de la madre. Este es el personaje más perfilado y carismático, que viene a representar la ambición más pura y la quiebra entre blancos y negros.

Gustavo, el Oso, Zapata (Sergio Peris-Mencheta) es un luchador ya decadente que trabaja para Lucía Villanueva y su hermano, hijos de un cartel mexicano. Un personaje que representa el reverso del sueño americano, aquello ya frustrado y la vía desesperada por salir de la miseria social y económica, pero no moral.

Teddy McDonald (Carter Hudson) es un agente de la CIA caído en desgracia que vende coca para financia la contra nicaragüense frente a los comunistas. Un personaje que representa la doble moral y las fisuras de un sistema muerto.

Estos tres personajes se van a encontrar apenas parcialmente en los primeros dos episodios, pero se intuye que de un modo u otro sus tramas confluirán más claramente.

Cinco. ‘Snowfall’ no es el culmen de la originalidad, sin embargo, tiene a favor un ritmo preciso y adictivo, que puede ser la del infierno blanco y la inevitabilidad de buscar salidas a lo que se representa por identidad, pasado, factor social o económico. A pesar de algunos trazos dibujados de forma esquemática y precipitada, la serie es eficaz con lo que propone y sabe pulsar el tono adecuado.

Juego de Tronos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos