«Todos somos similares cuando llegamos al límite»

El actor británico Daniel Sharman interpreta a Troy Otto en 'Fear the Walking Dead', que regresa este lunes de la mano de AMC. «Va a ser explosiva»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

«Por favor, ¡despejad la puerta!». El botones del hotel Palace de Madrid lleva toda la mañana lidiando con un grupo de cincuenta jóvenes que, carteles en mano, esperan pacientemente a que su actor favorito, el británico Daniel Sharman (Londres, 31 años), salga a saludarles. No va a ser tan fácil, primero tiene que atender a la prensa que se ha dado cita en una de las habitaciones para la presentación de la tercera temporada de 'Fear the Walking Dead', una serie apocalíptica donde un grupo de refugiados debe resistir al infierno zombi, y que se estrena este lunes, a partir de las 22.10 horas, en el canal de pago AMC.

Afortunadamente, Sharman es un tipo paciente, simpático y que se toma estas maratonianas sesiones de promoción como un elemento más de su trabajo. «Ya había venido a España de pequeño, de vacaciones con mis padres. Créeme que este calor no me impresiona, porque estamos acostumbrados a rodar en el desierto», nos responde cuando le formulamos la primera pregunta de cortesía. El actor llegó a la serie después de triunfar en 'Teen Wolf', una de esas ficciones que se vuelven mundialmente famosas, y de aceptar el papel de Lorenzo de Medici en 'Los Medici', el ambicioso proyecto de corte histórico que encabezaba Dustin Hoffman en Netflix, y en el que le veremos en 2018. «Como actor no es la primera vez que me ocurre lo de unirme a un reparto que lleva ya varias temporadas. Es interesante porque tienen su lenguaje propio y hay que aprenderlo. En el caso de 'Fear the Walking Dead' me encontré a una orquesta con mucho talento», confiesa.

Un joven violento

En esta ocasión Sharman da vida a Troy Otto, un joven que ha recibido la violencia del apocalipsis con los brazos abiertos. Mataría para proteger a su padre, a su familia y a su gente, y a menudo lo hace. «Lo más fascinante sobre Troy es que el mundo se ha adaptado a sus creencias, al contrario que le ocurre al resto de los personajes. Los demás tienen que adaptarse, pero él descubre que realmente le gusta», explica. - La muerte está muy presente, ¿reciben los guiones con miedo? - Siempre con curiosidad. Además los recibimos solo uno o dos días antes de empezar a rodar. Estos últimos episodios van a desarrollarse de una manera tan explosiva que es difícil hasta acordarme de todas las cosas que ocurren (risas).

Esta tercera temporada se desarrolla en la frontera entre México y Estados Unidos o, al menos, la que existía antes de que la epidemia zombi se extendiera. Una circunstancia que ha dado pie a los guionistas para tratar temas de actualidad, como la inmigración o la necesidad de unirse ante un mal común.

«Es increíble lo similares que somos los seres humanos cuando llegamos al límite, las cosas en común que podemos encontrar. En la serie lo que se visve es tan tenso que terminan por juntarse personas que en circunstancias normales no lo harían. Esto se ve reflejado en los conflictos entre la familia Otto y Clark, que ahora forman una unión muy curiosa», desvela Sharman, al que todavía le esperan varias entrevistas y un encuentro con cincuenta fans enloquecidas.

Fotos

Vídeos