Las series de mi vida: Luz Valdenebro

Las series de mi vida: Luz Valdenebro
SUR en Serie

La actriz, que rueda la segunda temporada de 'Estoy vivo', hace un repaso emocional por las series que le marcaron

MIGUEL ÁNGEL OESTEMálaga

Las series de televisión siempre han estado ahí. Pero como dice esta actriz cordobesa de sonrisa sincera que se sumerge por completo en los personajes que compone, la manera de relacionarnos con la televisión ha cambiado. Personajes como Aurora en 'Seis hermanas', serie en la que interpreta a una lesbiana y sufragista a comienzos de siglo XX en esta teleficción no lo suficientemente revindicada y por la que fue premiada. O Sofía Alarcón, Marquesa de Vergara, que pierde a su hijo en 'Gran Hotel'. O los personajes tan distintos que ha creado en 'Hispania', 'Aída', 'El internado', 'Padre Coraje' o 'Ángel o demonio', entre otras teleficciones. Sin olvidar sus papeles en teatro: 'El jurado', 'La distancia', o 'Animalario'; o en el cine: 'Balada triste de trompeta' o 'Bajo las estrellas'. Luz Valdenebro es una actriz de ojos ávidos, curiosos, que pone intensidad en cada uno de los personajes a los que da vida. Personajes que se cuelan en las conversaciones con amigos, vecinos, compañeros de trabajo. Como recuerda Valdenebro: «Mis primeros recuerdos de las series de televisión siempre tienen que ver con una reunión familiar. Antes había programas que hacían que toda la familia e incluso los vecinos se reunieran en torno a una mesa para compartir un rato de risas o llantos. Recuerdo especialmente las sobremesas de verano escuchando los acentos cantarines latinoamericanos que nos narraban las penurias de 'Cristal', 'Rubí' o 'Topacio'. Todo el país con el corazón en un nudo en las tertulias vecinales de escalera. Luego vino el manga y las series americanas que marcaron mi adolescencia y sembraron la semilla de la interpretación». Porque casi siempre las series es lo primero con lo que nos relacionamos como telespectadores. Y si los culebrones paraban la sobremesa, 'Verano azul' o 'V' detenían las tardes como si se tratase de la final de un partido de fútbol. Pero Luz Valdenebro, que sigue siendo una consumidora feroz de series y documentales tiene muy claro que quiere seguir viviendo la experiencia compartida. «No me gusta ver la televisión a solas. Me gusta que al menos haya alguien más para poder sorprendernos, asustarnos, reírnos o llorar junt@s con una historia que hace que siga viva la niña que hace ya años soñaba con estar dentro de la televisión», explica. Aquí nos deja un recorrido emocional por algunas de las series de su vida.

Bola de Dragón. Toei Animation

Mi hermano y yo corríamos arrastrando a mi padre que nos recogía del colegio para llegar a tiempo a casa y ver el capítulo diario de 'Bola de Dragón'. Nos preparaba unos colacaos fresquitos (para él también) y nos sentábamos en el salón expectantes. En esta serie podía pasar cualquier cosa. Los personajes podían explotar, enamorarse, arrancarse algún miembro de cuerpo que después volvía a crecer tan ricamente, morir y resucitar... en fin. Ahora pienso en si una serie donde salían personajes como un niño con cola de mono, un señor verde con cuernecillos y ropajes asiáticos, chicas guerreras con minifalda y muy dueñas de sí mismas o un viejo verde como Mutenroy tendrían cabida en la parrilla actual. Solo sé que mi hermano, mi padre y yo disfrutábamos absolutamente de esos aproximadamente 20' y aún lo seguimos recordando.

El príncipe de Bel Air. NBC

No creo que haya ni una sola persona de mi generación de cualquier país que si empieza a oír el tema principal que Will Smith cantaba para esta serie, no se sepa la letra o se ponga a bailar como Carlton Banks bailaba por Tom Jones. Los ataques de risa que tenía en alguno de sus momentos aún me provocan agujetas. También recuerdo cómo nos afectó a los espectadores el final de la serie. Fue casi un acontecimiento mundial. Y también creo que fue uno de los gérmenes para empezar a plantearse ese tipo de formatos en la televisión española.

Al salir de clase. Boca a Boca para Telecinco

Para mí, un antes y un después en nuestra televisión. Una serie protagonizada por adolescentes y en la que por primera vez se hablaba de temas tabú en un horario que no era habitual. Temas como la identidad sexual, el amor, el desamor, las drogas, la familia y el sentido de la vida desde el punto de vista de chicas y chicos que aún iban al instituto. También una serie de la que nació un alto porcentaje de los profesionales de la interpretación que hoy en día seguimos viendo en nuestra industria audiovisual. L@s que por entonces estudiábamos en las poquitas escuelas de arte dramático que existían, soñábamos con poder participar en algo parecido. Y quien diga que no…

A dos metros bajo tierra. HBO

Seguro que no soy la única a la que ha marcado esta serie como una de las de su vida. Es perfecta. En todos los sentidos. La vería en bucle si tuviera tiempo. Analizando cada gesto y cada tono del trabajo de esos actores. ¡Qué guiones! ¡Qué planos! ¡Qué giros! No me defraudó ni un solo segundo de ninguna de sus cinco temporadas. Cualquier persona que quiera dedicarse a esto, debería ver esta serie como una clase maestra. Lloré como una niña chica viendo el último capítulo y cuando acabó, volví a verlo desde el principio. De hecho, según escribo esto, me están dando unas ganas enormes de verla otra vez.

Godless. Netflix

Que conste que me dejo por el camino series que me han vuelto loca y con las que he disfrutado muchísimo, pero quería destacar 'Godless' porque aparte de gustarme muchísimo y haberla visto casi de una sentada, me parece que ha dado un puñetazo en la mesa en cuanto al papel y la relevancia de las mujeres en las series de televisión. Los personajes de las actrices en esta serie, no solo son de un porcentaje superior al de cualquier serie de estas características sino que además son absolutamente sublimes, fuertes, sensibles, descarnados, inteligentes, luchadores, hermosos, completos y podría seguir acumulando adjetivos de este tipo. Recomiendo muchísimo ver esta serie. Y deseo profundamente que se siga explorando el mundo femenino y la cantidad de posibilidades que puede aportar a la ficción.

El misterio de Hanging Rock
El misterio de Hanging Rock
Chicas desaparecidas en dos nuevas series de estreno

COSMO. El 29 de junio se estrenó la miniserie de seis episodios 'El misterio de Hanging Rock', basada en la novela homónima de Joan Lindsay que editó en España Impedimenta. La serie está protagonizada por Natalie Dormer, conocida por 'Juego de tronos' y 'Los tudor'. Narra la historia de tres jóvenes y una institutriz desaparecidas en un idílico paraje australiano el día de San Valentín de 1900. Una serie que habla del impacto de esta desapariciones en la comunidad en la que afloran los secretos, las intrigas, escándalos, sexo, asesinatos. ¿Responderá 'El misterio de Hanging Rock' a todas las inquietantes preguntas que nos plantea esta interesante historia?

HBO. El 9 de julio se estrena 'Heridas abiertas', basada en la novela de Gilliam Flynn (escritora conocida por su novela 'Perdida', que fue llevada al cine por David Fincher) y protagonizada y producida por Amy Adams. La actriz interpreta a Camille Preaker, una periodista con un pasado inestable que regresa a su ciudad para cubrir el asesinato de unas adolescentes. Mientras la periodista investiga el doble caso de asesinato revive su traumática infancia. La propia autora escribe el guion de esta serie creada por Marti Noxon.

Temas

Hbo, Netflix

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos