'Safe'

MIKEL LABASTIDA

Si hay un actor televisivo que me fascina en los últimos tiempos es Michael C. Hall, artista criado en los musicales de Broadway que se dio a conocer en la estupenda 'A dos metros bajo tierra', donde daba vida a uno de los hijos de la familia Fisher. Atormentado por su sexualidad y por el papel que le tocaba desempeñar en el negocio familiar, una funeraria, el actor nos regaló uno de los personajes más completos y mejor trazados de la tele de este siglo. Parecía difícil que quienes adoramos la serie de Allan Ball fuésemos a acostumbrarnos a ver a este intérprete como protagonista de otro título. Pero lo hicimos. Michael C. Hall se metió en la piel de Dexter y nos sedujo para que perdonásemos todas las barbaridades que hacía movido por sus oscuros instintos. Y, aunque aquel título se alargó innecesariamente y fue perdiendo interés, él siempre se mantuvo notable, como un psicópata incapaz de experimentar lo que es el amor o el cariño.

Cualquier serie que cuente con este actor merecería nuestra atención, por eso me decidí a ver 'Safe', uno de los últimos títulos de Netflix, creado por el escritor de novela negra Harlan Coben, que se adentra en un barrio residencial para mostrar cómo se desmorona la vida de todos sus vecinos cuando desaparece una joven tras una fiesta en la que se suceden otros acontecimientos. Todo el mundo tiene algo que ocultar en este relato de ocho capítulos, que se distingue por su ritmo endiabladamente rápido y por los continuos giros y vueltas de tuerca que da, que hacen imposible adivinar hasta casi el final lo que ha sucedido en esa urbanización.

'Safe' no pasará a la historia de las grandes series ni recibirá premios por su originalidad ni provocará debates por su estructura o argumento. Ni falta que hace. Porque no todas las series han venido a cambiar la televisión ni a revolucionar el panorama. Algunas se dedican a la función que han tenido siempre las series, antes de que fuesen trascendentes: entretener. Y, en ese sentido, este 'thriller' tramposo se reivindica como placer culpable que uno no puede dejar de mirar hasta conocer todos los secretos de los personajes y el destino de la joven protagonista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos