Amaia Salamanca: «Atravieso una etapa de mi vida en la que estoy más consumida»

Amaia Salamanca: «Atravieso una etapa de mi vida en la que estoy más consumida»

La actriz lleva dos meses compaginando teatro y televisión ('Tiempos de Guerra', de Antena 3). «Los nervios me han consumido»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Amaia Salamanca (Coslada, Madrid, 1986) va de tragedia en tragedia. La primera de ellas, griega, la 'Orestíada', con la que interpretó la semana pasada el personaje de Electra en el Festival de Teatro Clásico de Mérida, un reto por el que «me han consumido los nérvios». La otra, más contemporánea, la de un grupo de enfermeras que acude a la Guerra del Rif, a principios de los años 20, para auxiliar a los soldados, y que se narra en 'Tiempos de guerra', una de las series que Antena 3 rueda este verano.

- ¿Cómo son los años 20 de 'Tiempos de guerra'?

- Llevamos desde marzo con esta serie y rodamos como si fuera cine. Vamos a hacer que esta época, unos años 20 enmarcados por la guerra de África con los soldados y las enfermeras, vaya a quedar muy bonita. Obviamente los personajes son ficticios y va a haber muchas tramas de amor, así que nadie espere que sea algo histórico. - ¿Ha podido compaginarlo bien con el teatro?

-Los horarios, cuando no te tocan exteriores, son bastante buenos, de siete de la mañana a cuatro de la tarde. O sea, que tienes tus tardes libres. Y sí, el problema me llegó cuando me ofrecieron participar en la 'Orestíada' de Esquilo en el Festival de Teatro Clásico de Mérida, que tuve que emplearlas en ensayar. Y así he estado dos meses.

- En Mérida ha interpretado a Electra, un clásico entre los clásicos.

-Te remueve por dentro, te consume. Ha sido duro, pero estoy muy bien acompañada en casa y mi familia me ha ayudado mucho a organizarme con los niños. Hacer teatro en Mérida es maravilloso y me apetecía un montón.

- Las críticas han sido muy positivas... - Gracias, la verdad es que ha ido bien, pero cuando trabajas, trabajas para ti. - ¿Necesitaba demostrar algo al público? No, lo he hecho por mí. Es algo que me llevo para toda la vida y si encima gusta, la alegría es doble.

- ¿Le ha picado el veneno del teatro entonces?

-El teatro tiene algo de verdad, de realidad. Pero no sé si podré compaginarlo con mi vida familiar, esto era algo especial y puntual. Hacer una gira es más complicado. Tampoco lo descarto del todo.

- Volviendo a la serie, ¿cómo ha preparado esta enfermera?

- Estuvimos preparando el contexto histórico con los guionistas y además nos pusieron una 'coach' de enfermería para que nos explicara los tratamientos que se aplicaban en aquella época. Yo lo he tenido más fácil, porque mi personaje, Julia Ballester, es una chica que se alista como enfermera y llega al frente sin saber nada de la profesión, es muy torpe, no lo hace bien y le van enseñando.

- ¿Por qué va al frente?

- Su hermano y su prometido se alistaron a la Guerra del Rif como soldados y ella quiere buscarlos porque no sabe nada de ellos. Así que se une a las damas enfermeras, aunque una vez allí le mueve la pasión de ayudar a los demás.

- No era lo habitual en aquella época. - Sí, pero es una persona impulsiva, es algo que siempre se dibuja en estas series protagonizadas por mujeres adelantadas a su tiempo. - ¿Qué es lo que más le gusta de Julia?

-Que no se piensa las cosas dos veces, cuando quiere algo va a por ello. Eso dentro de una guerra es peligroso porque se lanza al frente si hace falta. Ella misma se sorprende de lo que le está pasando.

- ¿En eso se parece a usted?

- No diría que es una persona opuesta a mí, como pudiera ser Electra por ejemplo, pero sí que me veo reflejada en ella porque sabe lo que quiere y lucha por ello.

- ¿Veremos muchas escenas de acción?

-El primer capítulo es para no moverse del sofá, con bombas, tiros... No es algo a lo que estemos acostumbrados a ver en televisión. Eso se va a mantener, pero no al mismo nivel, porque luego habrá muchas tramas dentro del hospital, con las enfermeras. ¡Otra tragedia griega! (Carcajada) Quizá se parecería más si hubiera interpretado a uno de los militares. Nosotras somos las que ayudan.

- ¿Qué le parece la polémica por su delgadez?

-Han sido dos meses de muchísimo trabajo, de dormir muy poco para compaginar teatro y tele. Ha sido muy intenso y los nervios me consumían, lo he pasado un poco mal por afrontar ese reto de estar ante 3.000 espectadores. Normalmente entreno mucho y he tenido que dejarlo. A veces creo que se banalizan estos temas y sí que me apetecía contarlo, simplemente se debe a que atravieso una etapa de mi vida en la que estoy más consumida.

Fotos

Vídeos