Frank Cuesta: «Si fuera político sería corrupto»

Luis Fonsi./Efe
Luis Fonsi. / Efe

El herpetólogo ha convivido tres meses con gorilas para la nueva temporada de 'Wild Frank', que regresa el domingo a DMAX. «Se les localiza por los pedos, y esa es su condena, porque atraen a los furtivos»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Para Frank Cuesta (León, 1971), pasarse tres meses en la selva es «como estar con Madonna y que te diga 'eres mío'», como ha reconocido en más de una ocasión. Este y extenista profesional se siente más a gusto entre animales que junto a personas, por eso se ha convertido en una de las voces más potentes del animalismo, con cuyos postulados también discrepa. Su último viaje le ha llevado en busca de gorilas a República Centroafricana, donde ha comprobado de primera mano la pobreza y el hambre que sufren sus habitantes. El resultado se podrá ver desde el domingo (a partir de las 21.20 horas) en el canal en abierto DMAX con la nueva temporada de 'Wild Frank'.

- Asegura que vamos a ver gorilas como nunca antes.

- Hemos estado solos con ellos, perdidos de la mano de Dios. Nos podía haber pasado cualquier cosa porque estábamos aislados, nos podían atacar porque no teníamos protección. Pero los hemos podido grabar como ellos viven, no rodeados de humanos, como les vemos siempre en los documentales.

- ¿Cómo los localiza?

- Los gorilas tienen un problema de aerofagia y se les localiza por los pedos; están todo el día tirándoselos porque se alimentan de fruta. Y esa es su condena, porque atraen a los furtivos.

- Le ha dejado más tocado la pobreza de allí que los animales.

- Más que la pobreza, cómo se pasa tan rápido de la vida a la muerte. Prometí a un grupo de niños que les iba a regalar unas camisetas y cuando volví, al cabo de los días, ya se habían muerto dos de ellos. Lo que te afecta es que regresas a casa y piensas en ello, pero al día siguiente ya no te acuerdas. Eso es lo triste, somos así. Viven en uno de los países más ricos del mundo en recursos naturales, pero no tienen nada. La gente no se puede imaginar eso.

- Esa es una de sus cruzadas, la hipocresía de las redes sociales...

- El problema es la educación y la falta de valores; si no te enseñan de pequeño lo que es bueno y lo que es malo, dan igual las redes. Mucha gente que te intenta dar lecciones en Twitter no ha salido nunca de su zona de confort, no entienden que fuera de su casa hay otro mundo.

- El 'activismo de clic'.

- El refranero español es alucinante... 'a Dios rogando y con el mazo dando'. Pues eso; yo considero más activista ecológico a un niño que dona comida a la perrera de su pueblo que al que no para de escribir sobre ello en las redes.

Entre cenutrios

- ¿Por qué recibe tantos ataques?

- Mucha gente está enfadada con su situación, dice que lo pasa mal y no sabe lo que es eso. Ha llegado un momento en que los padres dejan a sus hijos que jueguen a la consola todo el día para que no les molesten. Eso crea cenutrios, y cuando digo cenutrios muchos de ellos pensarán que es un animal de Sudamérica o algo así.

- ¿Y eso no es también libertad de expresión?

- La libertad de expresión puede ser inteligente o no inteligente, hay mucha incultura.

- ¿Qué máster recomendaría que estudiasen los políticos para proteger a los animales?

- Primero, que estudien. El político es un animal diferente. A mí me han ofrecido meterme en política y lo he rechazado. Si fuera político sería el tío más corrupto del mundo.

- ¿Qué partido?

- ¡A ti te lo voy a decir! No puedes ser político si quieres decir lo que opinas, tienes que ser mentiroso, saber engañar, embaucar... Y yo, cuando Zapatero dijo que no había crisis, hubiera dicho que nos íbamos a la mierda. No valdría.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos