EL PODER DE 'ALIAS GRACE'

MIKEL LABASTIDA

Si hay una serie de la que se ha hablado mucho y bien en el último año es 'El cuento de la criada', estupenda adaptación de la novela de Margaret Atwood, que logró todo tipo de elogios y no pocos premios repartidos en diferentes palmarés. Emplazada en la ficticia república de Gilead, plantea una sociedad nacida tras un golpe de Estado que sufre EE UU y por el que las mujeres han sido relegadas a funciones encaminadas a servir al hombre. Narra la historia de una de las criadas fértiles a la que fuerzan a dar hijos a los señores que tienen problemas de esterilidad. La ficción obtuvo gran repercusión porque entroncaba con algunas políticas que lleva a cabo el presidente Trump y con el debate en torno a la gestación subrogada, de permanente actualidad.

Este título ha sido el perfecto embajador de otro, 'Alias Grace', uno de los últimos títulos estrenados en Netflix y que bien merece un visionado este fin de semana (o cualquier otro, que la serie está ahí y no se va a ir a ninguna parte). Dividida en seis episodios, se desarrolla en 1843, con Grace Marks como principal protagonista. Declarada culpable por haber participado en los asesinatos de Thomas Kinnear, el hombre para el que trabajaba, y de Nancy Montgomery, la que era su ama de llaves y amante. La trama se sitúa años después de este acontecimiento, cuando un doctor interroga a la muchacha y trata de determinar las circunstancias que rodearon su infancia y otros hechos que le llevaron a cometer el crimen.

'Alias Grace' funciona como una producción con varias capas, que se van solapando y complementando entre sí para contar una misma historia. Hay además detrás del relato (inspirado en un caso real) un alegato feminista que denuncia la sexualización de la mujer y las estructuras de poder opresivas con ellas. Esto último, de todos modos, es una constante en la obra de Atwood, que ha visto cómo la televisión concede una nueva vida a sus libros. Hasta hace no demasiado era una escritora de cuyo nombre no muchos se acordaban y ahora es referencia ineludible de la nueva televisión. El poder que concede la pantalla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos