PELUQUERÍA AL PASADO

ROSA BELMONTE

Chiqui Fernández va peinada igual que Katey Sagal (Peggy) en 'Matrimonio con hijos'. Hasta ahí todo parecido de 'La pelu' con una comedia brillante. O incluso normalita. Una homologada con la ficción televisiva del siglo XXI. O del XX. 'La pelu' sustituye desde el lunes a 'Hora punta', el programa de Javier Cárdenas en La 1. No voy a decir que una cosa haya hecho buena a la otra (es imposible), pero para este viaje no necesitábamos risas enlatadas. Risas de ladrillo visto. Un 'Gym Tony' en la peluquería. «Una diversión muy refrescante y muy pegada al verano, para pasar un buen rato con la sonrisa en la boca», dijo de esta cosa en la presentación Eladio Jareño, director de TVE. Sólo espero que al menos no lo crea, que sea algo cínico. También dijo que la idea llevaba en Sant Cugat (allí se ha grabado) desde 2008. Ay, qué tiempos, cuando TVE no daba cosica. Cuando no se había bajado de casi todos los trenes que iban hacia delante. Ya hace casi diez años 'La pelu' habría parecido de otra época. Te puedes hacer el moderno y llamarlo 'short comedy', pero esto es un espanto lleno de clichés y chistes sin gracia. Es corta, pero ponen tres. Vale, no esperábamos otra cosa. El prejuicio contra TVE está basado en la experiencia reciente.

Claro que en verano se ve menos la tele, pero no conviene castigar a los que están delante de la pantalla. Tampoco demasiados (8,5% de cuota frente al final de 'Allí abajo' con su 21,3%). Hay una cierta musiquilla, un tono, que acerca 'La pelu' a 'iFamily', otro fracaso reciente pensado para hacer excelentes 'A las 11 en casa' o 'Ana y los siete'. Si ver a Juanjo Cucalón hace echar de menos hasta 'Mis adorables vecinos', ver a la estupenda Chiqui Fernández hace acordarse de 'Mujeres', la serie de Dunia Ayaso y Félix Sabroso estrenada en La 2 en 2006 y repuesta en La 1 al año siguiente. Ahora parece mentira que la televisión que emite 'Mujeres' sea la misma que emite 'La pelu'. Pretendiendo un producto para todos los públicos, acaban llegando a cuatro gatos. Sí, esto no siempre es malo. Lo único bueno es que hay gente con trabajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos