TVE OCULTA LA HISTORIA

OSKAR BELATEGUI

Pedro Olea es un discreto imprescindible, no se me ocurre mejor definición», asegura Bernardo Sánchez, editor de un ensayo que analiza la relación entre el director bilbaíno y el guionista Rafael Azcona. El autor de peliculones como 'El bosque del lobo', 'Tormento', 'Akelarre', 'Un hombre llamado Flor de Otoño' y 'Pim, pam, pum...¡fuego!' cumplirá 80 años en junio y se resiste a pensar en la jubilación. Jamás ha alardeado de autorías y ha aceptado gustoso la etiqueta de aplicado director de encargo. Arturo Pérez-Reverte siempre ha defendido que 'El maestro de esgrima' es la mejor adaptación de una novela suya. La gran pena de Olea es que, después de firmar una veintena de títulos, su último largometraje, 'La conspiración', siga sin ver la luz en la cadena que se lo encargó hace cinco años. Televisión Española pospone el estreno de esta crónica de la sublevación del general Mola por cuestiones ideológicas. Según el director, no quieren nada que suene a memoria histórica. Euskal Telebista la emitió al mismo tiempo que un partido en abierto del Athletic.

'La conspiración' no solo es una modélica TV movie que aborda nuestra historia reciente. El último guion de Elías Querejeta y el trabajo póstumo de Álex Angulo se rodó con los mismos medios que si fuera una película para la gran pantalla: fotografía de Gonzalo Fernández Berridi, vestuario de Javier Artiñano, música de Ángel Illarramendi... Manuel Morón encarna a un Mola frío, hábil y resolutivo, que acabó maquinando un golpe de Estado que en el imaginario popular se atribuye a Franco. 'La conspiración' arranca con la llegada a Pamplona del protagonista junto a su familia en marzo de 1936 y concluye el 19 de julio, cuando declara el estado de guerra desde Radio Navarra. No es el único filme histórico que TVE guarda en el cajón. 'Tres días de abril' versa sobre los últimos días del reinado de Alfonso XIII y la proclamación de la Segunda República. 'Tornarem (Volveremos)' está protagonizada por una pareja que huye del avance de las tropas franquistas y se refugia en Francia. También sigue sin ver la luz siete años después de su rodaje 'El precio de la libertad', con Quim Gutiérrez en la piel del político vasco Mario Onaindia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos