'Mujeres desesperadas': Amas de casa y mucho más

Las cinco protagonistas de la serie. :: r. c./
Las cinco protagonistas de la serie. :: r. c.

La producción de Marc Chery desmontó tópicos y demostró que al público también le interesan las historias protagonizadas por mujeres de más de 40 años

MIKEL LABASTIDA

Marc Cherry había sido a finales de los años ochenta y principios de los noventa guionista de 'Las chicas de oro', aquella telecomedia sobre un grupo de ancianas que compartían hogar y aventuras en una bonita casa en Miami. Era una comedia de las de antes, plagada de gags, guiones ingeniosos y personajes no demasiado complicados. A Cherry se le daba bien ese formato. Por eso escribió 'The five Mrs. Buchanans', sobre cinco cuñadas que se buscan la vida en una pequeña ciudad, y 'The crew', en torno a varias azafatas que trabajan para una compañía aérea. Ambas fracasaron y apenas contaron con una temporada.

El creador decidió cambiar de registro y probar suerte con otro tipo de propuestas. Así, ideó un nuevo producto, basándose en la película 'Bésame Guido', típico filme noventero sobre un heterosexual que comparte piso con un homosexual y en la convivencia surgen entuertos derivados de los distintos roles sexuales. Topicazo rancio con el que tampoco acertó. La serie se estrelló con solo seis episodios emitidos. Cherry no encontraba luz al final del túnel y la industria comenzaba a dudar de su capacidad para ofrecer propuestas que enganchasen al público.

Los espectadores y la propia televisión estaban cambiando. A comienzos del nuevo siglo se vivió una revolución de la ficción seriada, que estaba consiguiendo gran esplendor gracias a temáticas arriesgadas, argumentos originales y planteamientos inéditos en esa pantalla. Títulos como 'Las chicas de oro' ya no tenían cabida en una tele que apostaba por modelos distintos. Atendiendo a este nuevo panorama, Cherry decidió alejarse de los formatos convencionales. Ya solo le faltaba dar con una buena idea. Y en un informativo la encontró.

Un caso real sobre una madre que asesinó a sus hijos inspiró al creador de la serie

Andrea Yates era una mujer de 36 años que sufría una fuerte depresión y vivía en un barrio adinerado de Texas. Los habitantes de la zona se despertaron un día sobresaltados al conocer que su vecina había matado a sus cinco hijos ahogándolos en la bañera y después se había entregado a la Policía. Cherry se preguntó en voz alta qué puede pasar por la cabeza de una persona para hacer algo así y cómo alguien puede estar tan desesperado hasta llegar a esa situación. Cuentan que el guionista se hizo esta pregunta en voz alta y se encontró con la respuesta de su madre, que entendía perfectamente la angustia de una ama de casa cuya vida parece perfecta pero que tras la fachada esconde problemas y frustraciones. Ahí había una serie.

La ABC arriesga y acierta

La cadena ABC atravesaba una época complicada, sin demasiados éxitos y con las plataformas por cable pisándole los talones a las emisoras generalistas en cuanto a ficción se refiere. Por eso en 2004 dio luz verde a un puñado de proyectos arriesgados, como 'Perdidos' o 'Mujeres desesperadas'. Y acertó de pleno. Esta última se mantuvo en antena hasta 2012, con ocho temporadas y 180 episodios. HBO, Showtime, Fox, CBS y NBC la habían rechazado anteriormente.

¿Qué contaba? Basándose en el tétrico suceso que había contemplado en la tele, Cherry dibujó a cinco mujeres con vidas aparentemente idílicas, que residen en una urbanización de ensueño y que, sin embargo, no son felices. Una de ellas ejerce como narradora omnisciente -en el primer capítulo se suicida, dejando noqueadas a sus vecinas, que se preguntan qué le habría llevado a ese desenlace y temiendo que les pudiera suceder algo similar-. A través de ella el espectador conoce a las otras habitantes del ficticio Wisteria Lane, como la maniática y perfecta ama de casa Bree Van de Kamp, muy preocupada por las apariencias; la competitiva y exigente Lynette Scavo, que trata de sobrevivir a sus cinco hijos; la despistada y torpe Susan Mayer, que todavía cree en cuentos de hadas; y la superficial y caprichosa Gabrielle Solís, acostumbrada a conseguir lo que quiere gracias a su físico, aunque nada le llega a satisfacer del todo.

«Tras fracasar en su empeño de vender el proyecto como una telecomedia tradicional, Marc Cherry reinventó el concepto como un serial repleto de humor negro, un desternillante cruce de 'American Beauty' y 'Melrose Place'», cuenta Concepción Cascajosa en el imprescindible libro 'Prime Time'. Ahí apunta uno de los aciertos del título, la mezcla de géneros. El resto de factores hay que buscarlos en las reivindicaciones feministas contra los roles establecidos y en la perfecta construcción de los personajes que hicieron las actrices Teri Hatcher, Felicity Huffman, Marcia Cross y Eva Longoria. Sobre todas ellas correrían después innumerables rumores acerca de su relación o sus personalidades. El tremendo éxito de su trabajo sirvió además para demostrar que se podían contar historias de mujeres con más de 40 años y llamar la atención del público.

Con el tiempo se ha conocido que otras actrices optaron a algunos de los papeles principales de la serie, como son Pamela Anderson, Courtney Cox, Calista Flockhart o Heather Locklear, que quedaron descartadas del casting final.

Fotos

Vídeos