MARUJA

ROSA BELMONTE

Los guionistas de 'Late Motiv' escrutaron la carta de Puigdemont a Rajoy. Lo contó Buenafuente en su monólogo inicial (se ha propuesto llevar bigote hasta que se resuelva lo de Cataluña: cualquier año lo vemos en el Mundo Singular del '¡Hola!' recogiendo los bigotes en una carretilla). Lo de la carta. No hay ni un «sí» en todo el texto. Ni siquiera un «si» condicional. Pero sí hay tres «que no». Aunque uno tiene trampa porque es «que nos». Luego llegó Maruja Torres. Bueno, no llegó, estaba ya sentada debido a sus dificultades para andar («soy coja»). Una oportunidad perdida. Podrían haberla bajado del techo en un gran sillón como a Rafaela Aparicio en 'Mamá cumple cien años'. ¿Saben que Maruja Torres tiene un año más que la actriz cuando hizo la película de Carlos Saura? Tampoco es que esté para muchos trotes pero para hablar, aunque sea con sus «brackets de la tercera edad», sí.

Dijo que el periodismo no está en crisis. Sí las empresas, que se han lanzado a hacer tonterías. Que estamos superficialmente intensos. Que parte de los lectores se han convertido en creyentes. También cosas de encontrarse en un punto medio. Y que cada día que vivimos lo vivimos por primera vez. No estando de acuerdo con mucho de lo que dice (y no creyéndome esas llamadas a la bondad; demonios, que es Maruja Torres, no Rosa Montero), tengo que reconocer que he disfrutado mucho más leyendo a Maruja Torres que a Joan Didion o Janet Malcolm. Leyendo sus reportajes y crónicas más que sus columnas.

Esos veranos en los que, sí, cada día lo vivía por primera vez porque había una nueva crónica veraniega de Maruja Torres (aunque ella estuviera tranquilamente escribiendo desde el Son Vida). Y cada ceremonia de los Oscar esperaba el artículo. Nunca entendí que Sean Connery le pareciera atractivo. Y siempre me acuerdo de aquella entrevista que le hizo Ana Cristina Navarro en TVE cuando le preguntó si alguna vez había tenido algo con una mujer. «A mí es que la penetración me gusta mucho». También hablaron del conflicto. El de Arévalo y Bertín. «Es muy preocupante. Sobre todo si gana Bertín».

Fotos

Vídeos