La mafia se sienta en la tele

Los principales integrantes de la banda de 'Roma Criminal'. :: r. c.
Los principales integrantes de la banda de 'Roma Criminal'. :: r. c.

Los capos no solo operaban en Nápoles o Palermo. También la capital italiana tuvo que soportar el crimen organizado, como retrató esta ficción en torno a la popular banda de La Magliana

MIKEL LABASTIDA

Forman parte del imaginario colectivo: La Cosa Nostra, la Camorra, la Sacra Corona Unita, la N'drangheta. Por ello no es extraño que la industria audiovisual italiana haya encontrado en la mafia un filón inagotable para nutrir sus series. Algunos de los mejores títulos emitidos en los últimos años tienen esa temática de fondo. Ahí está el caso de 'Gomorra', inspirada en el best-seller de Roberto Saviano, que estrenó en 2014 la cadena Sky Atlantic, y que describe el clima de violencia que impera en el norte de Nápoles a causa de la Camorra. O de '1992', que retrata el panorama político de principios de los años 90 en Italia. Antes que todas estas se presentó 'La Piovra', la madre de todas las series sobre la mafia, que en realidad es un conjunto de miniseries que desde 1984 indagan en las diferentes extensiones del crimen organizado en ese país.

En el largo listado en torno a este argumento destaca 'Roma Criminal', título estrenado en 2008 basado en el libro homónimo del juez Giancarlo De Cataldo, y que se ha emitido, con excelentes críticas y elogios, en cadenas de todo el mundo.

la lista completa de las 50 mejores series del siglo XXI.

El texto se inspira en hechos reales, en torno a la banda de La Magliana, que operó en Roma desde finales de los años setenta hasta los noventa. Y es que aunque tradicionalmente se ha situado este tipo de formaciones en el sur de Italia, también en otras zonas se ha sufrido esta clase de violencia. Hay vida en este terreno más allá de Palermo, Calabria o Nápoles.

El guion está basado en un libro que escribió el juez Giancarlo De Cataldo Destaca el ritmo trepidante y trufado de temazos de la música italiana de los 70

Su origen se ubicó en los barrios más pobres de la ciudad, como Testaccio o la zona de La Magliana, de la que tomaron el nombre, y estaba dominada por un grupo de muchachos de familias desarraigadas. La novela narra la conexión que existía entre el estado y el crimen, las extorsiones que padecían jueces y políticos, así como el control del tráfico de drogas, la prostitución y el juego de azar en la capital italiana. El juez De Cataldo conoció de cerca a estos delincuentes, puesto que a mediados de los 90 procesó y condenó a algunos de los supervivientes de aquellos días de vino y sangre. Su obra se convirtió primero en la película homónima de Michele Placido y más tarde en serie de televisión. Previamente otros libros y filmes habían contado la historia de esta agrupación criminal.

El autor del libro no quedó demasiado satisfecho con la adaptación cinematográfica, por eso abrazó enseguida la idea de hacer una nueva versión para televisión. Y esta vez acertó. Pocas producciones en el mundo han tenido una recepción tan positiva, entre especialistas y público. La culpa la tiene, en gran parte, Stefano Sollima, que acumula en su carrera un listado de éxitos considerable con productos de la misma temática, como la ya mencionada 'Gomorra', la más reciente 'Suburra' o la ya clásica 'ACAB'. No es Sorrentino ni Moretti pero Hollywood ya se ha fijado en él y lo ha llamado a filas.

Dos temporadas de capos

Dos temporadas necesitó de 'Roma Criminal' para mostrar el auge de la peligrosa banda, cómo en principio nadie la tomó demasiado en serio y el modo en que terminó reconocida como uno de los grandes problemas del país. Tiñeron Roma de rojo. Nombres como el de Maurizio Abbatino, conocido como el Frío; Enrico de Pedis, El Dandi; o Franco Giuseppucci, El Líbano, estuvieron al frente de ella y participaron en todo tipo de golpes y supuestos belicosos: secuestros, asesinatos, estafas, corrupciones, tráfico de drogas...

La serie no escatima, como era previsible, planos a la hora de mostrar la violencia y refleja la crueldad de la que hacían gala todos los integrantes de esta mafia. Un ritmo trepidante, junto con un atractivo montaje -en el que se cuelan algunos temazos de la música italiana de los 70- ayuda a engancharse a una historia cuyo final precipitaron sus propios protagonistas que, por ambición y celos, terminaron delatándose y matándose los unos a los otros.

La ficción va más allá de recrear aquella sangrienta época y se dedica también a mostrar a la sociedad italiana, al modo en que convivía con esta realidad, a la doble moral imperante en muchos ámbitos, así como a recordar los escándalos financieros que ocurrieron en aquellos años y que se trataron de ocultar alegando que existían problemas mayores.

Un buen puñado de actores desconocidos debutaron gracias a esta adictiva serie y hoy en día casi todos están trazando una carrera relevante. Nombres como Francesco Montanari, Vinicio Marchioni y Alessandro Roja interpretaron a los principales capos de una organización que nada tendría que temer a los célebres Soprano.

La película. Michele Placido dirigió el filme que se estrenó en 2005 y que tuvo en el elenco a Kim Rossi Stuart, Anna Mouglalis y Pierfrancesco Favino para dar vida a los protagonistas de la mayor banda de mafiosos que ha operado jamás en Roma.

Fotos

Vídeos