EL LENGUAJE DE LOS OTROS

ROSA BELMONTE

Ayer hablaban en 'El programa de Ana Rosa' de por qué Rosario Rodríguez escribía con mayúsculas en whatsapp. La mujer del Chicle lo hacía para enfatizar que es inocente. Parecían Joaquín Prat y Supernanny los bobos lingüistas que reúnen en la serie 'Manhunt: Unabomber' (Netflix) cuando la vía de investigación más seria que tienen es el lenguaje utilizado por Ted Kaczyniski. Lo atrapan por eso. Y seguramente es lo único interesante de una serie que tiene mucho en común con 'Spotlight' (al menos en el sentido de que nos cuentan una historia que ya conocemos porque la hemos leído en los periódicos). Pero es verdad que el lenguaje define a una persona más que la ropa que lleva puesta.

No hace falta tirar de Victor Klemperer y 'LTI. La lengua del Tercer Reich', esa excepcional crítica del lenguaje totalitario utilizado por los nazis. Una obra que muestra que ninguna sociedad permanece ajena a la manipulación de la lengua. En cuestión de clase fue Nancy Mitford, siguiendo al lingüista Alan Ross, la que escribió un famoso ensayo en 1956 sobre el lenguaje 'U' (upper class) y 'No U' (no upper class o middle class). Señalaba cuál era el lenguaje de la clase alta y cuál no (de la primera sería lavatory; de la segunda, toilet). A la madre de Kate Middleton le afearon que cuando la Reina la saludó con un 'How do you do?' contestara con un 'Pleased to meet you' en lugar de con otro 'How do you do?'.

En 'Al rojo vivo' suelen conectar con el portavoz de los jueces progresistas, eso que ahora se llama 'Juezas y jueces para la democracia'. El añadido es ridículo e innecesario. Como lo son esas implementaciones tan repetidas por tantos tertulianos o políticos acerca de la república catalana. Evelyn Waugh era amigo de Nancy Mitford y le afeaba que en el fondo eso del lenguaje adecuado se utilizaba para identificar a los NLO (not like one, que no son como uno). Y que no eran más que prejuicios. Creerse superior. Sí, vale. Pero más allá de las clases sociales (cosa que sólo importa en Gran Bretaña) el lenguaje es un identificador de tontos, no sólo de terroristas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos