EL INCIDENTE

YOLANDA VEIGA

Hace veintitantos años de 'Médico de familia'. La serie de Emilio Aragón fue, junto a 'Farmacia de Guardia', la gran responsable del lanzamiento de la ficción española, que inició entonces una carrera imparable. No solo eso, demostró que al público español le gustaban las series hechas en casa, que no son como las americanas pero cuentan cosas que también interesan. El recorrido desde entonces ha sido interesante y, en general, positivo. Ha habido más series que han triunfado que fracasado, muchas más. Y la ficción patria ha ido abriendo nuevas sendas, alejándose del modelo hegemónico que durante años fue la ficción costumbrista en la que salían niños, padres y abuelos para transitar por otros recodos argumentales más arriesgados y a la vez atractivos: 'Vis a vis', 'Crematorio', Refugiados'...

La última serie en salirse del carril ha sido 'El Incidente', una apuesta de ciencia ficción que ha pasado desapercibida en la parrilla y ha dejado insatisfechos al puñado de fieles que se engancharon. La verdad es que no era difícil engancharse. Los actores eran buenos, la realización también y la historia tenía su aquel: una violenta tormenta cambia el comportamiento de mucha gente de un pueblo pequeño. Las escenas alternaban el costumbrismo con las historias de amor y ese punto de terror encarnado en el personaje de Nacho (Diego Martín).

Pese a emitirse en Antena 3, en otoño y en 'prime time', la serie no ha tenido una gran audiencia (una semana se suspendió para atender a la actualidad informativa que obligaba en Cataluña). Y, lo que es peor, ha decepcionado. Ha decepcionado porque el capítulo final dejó la trama abierta, pero ¿qué sentido tenía en esta serie dejarla abierta? Lo que el espectador esperaba del episodio final eran respuestas: ¿qué pasó el día de la tormenta?, ¿qué vecinos quedaron libres de contagio?, ¿cómo siguió la vida en el pueblo? Y no se explicó. El público español ha demostrado estar ya maduro para aceptar nuevos géneros, tramas arriesgadas, pero parece que no le gustan las sorpresas finales. Y 'El Incidente' no necesitaba ya más sorpresas de las que ha ido acumulando en sus cinco capítulos. Solo necesitaba respuestas.

Fotos

Vídeos