Quim Gutiérrez: «No me gusta ofrecer siempre lo mismo»

El actor catalán retorna a la pequeña pantalla tras una década dedicado al cine. /RC
El actor catalán retorna a la pequeña pantalla tras una década dedicado al cine. / RC

El actor protagoniza junto a Inma Cuesta 'El accidente', la próxima ficción de Telecinco.«Después de muchas comedias, me apetecía algo serio», dice

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

A Quim Gutiérrez (Barcelona, 1981) se le estaba quedando pequeña la etiqueta de galán de comedia en el cine. Por eso decidió probar suerte y regresar a la televisión, donde no se le veía desde 2006, para enfrentarse a un personaje que él define como «serio», aunque en el fondo sea «un jeta encantador». El actor catalán interpretará a José Espada, un treintañero en crisis que decide abandonar su cómoda vida para sentir algo de adrenalina. Su familia no se enterará de sus actividades ocultas hasta que el avión en el que supuestamente viajaba se estrelle y no lo encuentren entre las víctimas. Así arranca 'El Accidente', la nueva apuesta de ficción de Telecinco para este otoño, que se estrenará próximamente.

- Regresa a televisión después de muchos años.

- Tras muchas comedias, me apetecía hacer una cosa sería. Y, es curioso, me gustó mucho más este proyecto en televisión, un terreno donde no me movía desde hace tiempo, que otras cosas que me han ofrecido para cine. Además estaba Inma (Cuesta), con la que tengo un vínculo especial; podemos meter muchos matices sin haberlos ensayados, no existe pudor físico entre nosotros, y eso da más veracidad a la pareja.

- ¿Por qué llevaba tanto tiempo alejado?

- Me da cierta claustrofobia meterme en este tipo de proyectos, porque si triunfan me resulta difícil salir de ellos. Además, necesito estímulos nuevos de vez en cuando; estar dos años haciendo el mismo personaje no me atrae.

- ¿Cómo han trabajado el guion?

- Cuando nos iban llegando, teníamos la oportunidad de modificar su contenido en consonancia con los directores. Es complicado porque hay formas distintas de verlo y teníamos muy poco tiempo, pero aquí lo hemos hecho. Son detalles, pero repercuten de manera clara en el resultado.

- ¿Se trabaja con más premura en televisión?

- Vamos a tope. Empezamos a ensayar en noviembre y a rodar en enero, y hemos estado hasta mediados de julio. Son 13 capítulos, como grabar 13 películas cortas. Las nuevas cadenas, como Netflix o HBO, proponen series de menor duración, y eso provoca que los actores puedan trabajar más cada capítulo. A lo mejor eso mueve a cambiar aquí el modelo.

- Ahora tendrá que vivir pegado a las audiencias de nuevo...

- Supongo que sí, pero ya ni me acuerdo de lo que era eso (risas). La única serie que hice en televisión nacional fue 'Génesis, en la mente del asesino', en 2006, y de eso hace mucho tiempo. Creo que me voy a poner nervioso la noche del estreno, porque la televisión te permite llegar a mucha gente que en el cine, y eso suponen más críticas y más sostenidas, dado que estaremos tres meses en antena.

- Al menos solo tendrá una temporada.

- Si no fuera así, no sé si hubiera aceptado.

- En estos años, ¿ha evolucionado más la televisión que el cine?

- Como actor no sé, porque la he practicado poco, pero como espectador sí que he visto cambios muy sustanciales. El cine ha tenido una evolución a otra velocidad, pero desde cuando estrené 'Azul oscuro casi negro' hasta ahora ha habido muchos cambios de tendencia. No sé qué decirte, van en paralelo, pero ambos han tenido cambios bruscos. Lo más difícil es contar historias bien armadas.

Cataluña «duele»

- ¿Qué pensó cuando leyó a su personaje por primera vez?

- Que iba a ser muy divertido interpretarlo. Es un jeta encantador, y tengo muchos ejemplos cercanos de tíos capaces de defender cosas indefendibles con una sonrisa. Este personaje te permite meterte en embolados suficientes para armar un arco apasionante. Cuando interpretas a una persona que se mete en líos puedes pasar del bueno al malo, transitas de una etiqueta a otra con mucha facilidad.

- ¿Le pesa la etiqueta de galán de comedia?

- Cualquier etiqueta pesa cuando se repite demasiado. Preferiría la de actor que hace cosas distintas, y no solo por mí, también por el espectador, por no aburrirle. No me gusta tener la sensación de que siempre ofrezco lo mismo. Hay que ir con cuidado, eligiendo y rechazando.

- El Gobierno tiene planes de rebajar el IVA cultural.

- Sería la satisfacción de una necesidad en favor de la cultura. No haré otra cosa que celebrarlo si llega. Aunque, hasta que no lo vea, no me lo creeré.

- Como catalán, ¿cómo lleva esta tensión?

- Muy mal, pero hace mucho tiempo viví un episodio de utilización de mis opiniones sobre el tema que no me gustó y decidí no manifestarme, con dolor, porque me gustaría poder opinar libremente. Lo meto en el saco de las cosas que me duelen; hay días que ni leo las noticias ni me meto en las redes sociales, porque no puedo, por pena.

Fotos

Vídeos