EL FUTURO ERA PAGAR

ROSA BELMONTE

El espacio. La frontera final. Estos son los viajes de la nave espacial 'Enterprise' en su misión quinquenal para explorar nuevos y extraños mundos...». Pero la 'Enterprise' no exploraba el universo sino al ser humano, que tenía más miga. Para eso contaba con escritores como Richard Matheson o Harlan Ellison. 51 años después de la primera 'Star Trek', que aquí se llamaba 'La conquista del espacio', llega 'Star Trek: Discovery'. Y es estupenda, al menos por lo que se atisba en los dos primeros capítulos. La serie es de CBS All Access y aquí la emite Netflix: el futuro no era el teletransporte, era pagar por ver la televisión.

No hay 'Enterprise' porque la acción se desarrolla muchos años antes. Está el 'USS Shenzhou', cuya capitán es Michelle Yeoh, la de 'Tigre y dragón'. Y alguna patada da. Pero la protagonista es Sonequa Martin-Greer, a la que conocemos de 'The Walking Dead'. Aunque 'Star Trek' siempre ha sido multirracial, este es el signo de los tiempos en la ficción correcta. Dos mujeres, una china y otra negra. La joven Sonequa interpreta a la comandante Michael Burham, humana educada por vulcanianos (su mentor es el padre de Spock), así que tiene un poco de lío en la cabeza manejando fríos análisis lógicos y emociones. Bryan Fuller está detrás de un proyecto que ha tardado en materializarse, pero no está mucho porque se fue a 'American Gods'. También está el hijo de Gene Roddenberry, legendario creador de la serie.

El aspecto es el de las películas de J.J. Abrams y las referencias, además de las lógicas de cualquier 'Star Trek', también son las de 'Battlestar Galactica' y 'Babylon 5'. Dos series extraordinarias que no han tenido la suerte de la posterior 'Juego de Tronos'. La suerte de que las series de género y con bichos puedan ser consideradas propias de gente adulta. Empieza 'Star Trek: Discovery' con los monstruosos klingon queriendo volver a ser lo que fueron, desatando la guerra. En el puente de mando de la 'USS Shenzhou' hay un kelpiano (Saru), extraterrestre con un aire al Gary Oldman de 'Hannibal'. Pero los más raros siguen siendo los humanos.

Fotos

Vídeos