EL FRACASO DE LA 'REINITA'

YOLANDA VEIGA

El análisis es un poco precipitado pero 'Gran Hermano' tiene un problema. Hasta el jueves tenía dos, pero una vez expulsada Nerea por una unanimidad ya solo hay uno. Un problema más complicado de resolver que el de esta aspirante frustrada a Paris Hilton. El 'reality' de Telecinco está pinchando en su edición número dieciocho. Lo que tampoco es un drama porque a ver qué programa aguanta todo ese tiempo en antena y con los resultados que lo ha hecho 'GH'. Algunos fans muy fans (qué miedo) quieren que vuelva Mercedes Milá, pero el problema parece que trasciende del presentador, que por cierto es Jorge Javier y lo hace bastante bien. Si Mercedes aceptara volver alguna vez sería un aliciente, obviamente, pero ¿el suficiente como para remontar unas audiencias que no llegan a los dos millones? Parece demasiado reto, incluso para Milá.

Ha ocurrido alguna otra vez que el concurso ha empezado flojo y se ha ido animando a medida que pasaban las semanas, empezaban los 'edredonings' y la bronca iba 'in crescendo'. Igual estamos equivocados, pero insistimos en que el casting de 'Gran Hermano' es descafeinado, en que falta gente diferente, de edades y circunstancias más dispares (alguno hay) y sobra tanto mogollón de veinteañeros a los que casi cuesta diferenciar unos de otros.

Como novedad este año están involucrando a los espectadores para que salven a un nominado. Eso fue lo mejor de la velada del jueves, la entrada de Margarita a la casa, una señora canaria seguidora del programa que nos arrancó alguna sonrisa entre el bostezo general que provoca, al menos de momento, esta edición. Margarita se quería quedar y no hubiera sido mala idea, por aquello de probar nuevas fórmulas. Al final solo le dejaron salvar a uno de los nominados. Y salvó «a Mila».

Un descubrimiento Margarita... y una lección. Porque esta señora se mostró como es y nos encantó a todos. Nerea sin embargo, «la reinita» que le llamaba Margarita, se ha tenido que inventar un ridículo papel para entrar en el concurso y poder salir la primera. Su exhibición de egoísmo, estupidez y mala educación no nos escandaliza, nos aburre. Y no hay enemigo peor para 'GH' que el aburrimiento.

Fotos

Vídeos