Famosos en su punto

Foto de familia de 'MasterChef Celebrity'. :: tve/
Foto de familia de 'MasterChef Celebrity'. :: tve

TVE estrena esta noche la segunda edición de 'MasterChef Celebrity', la versión del 'talent' culinario que protagonizan actores, cantantes y otras celebridades. «Se han dejado la piel»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Si el año pasado TVE apostó por el picante en la primera edición de 'MasterChef Celebrity', la versión del popular 'talent show' culinario protagonizada por famosos, que tuvo varios conatos de enfrentamiento personal entre sus protagonistas, en esta ocasión lo que no va a faltar es la sal. Al menos a priori, ya que entre el plantel de doce concursantes ilustres que competirán en esta segunda temporada, que se estrena esta noche (a partir de las 22.05 horas), hay tres humoristas -Silvia Abril, Edu Soto y José Corbacho-, cinco actores -Pepón Nieto, Marina San José, Anabel Alonso, Patricia Montero y Bibiana Fernández-, una presentadora -Usun Yoon-, un medallista olímpico y policía nacional -Saúl Craviotto- y el cantante Carlos Baute. Al frente, como en el resto de programas de la marca, Eva González y los jueces Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera.

Y al igual que sucedió en la primera edición, ellos no se dejarán deslumbrar por la fama de los aprendices de cocina cuyos platos tienen que valorar. La mecánica del programa volverá a ser la misma que en el resto de versiones, como reproducir recetas de grandes chefs, competir por equipos en pruebas exteriores o introducir en sus creaciones ingredientes que desconocían, y se les juzgará con la misma exigencia que a los anónimos. «Una de las cosas que me han sorprendido de este programa son las valoraciones tan honestas de los jueces; muchas veces dicen que la televisión es mentira, pero aquí, si nos equivocábamos, eran implacables», explicaba Carlos Baute la semana pasada, durante la presentación del formato.

Sacar de su zona de confort a los 'celebrities' fue precisamente una de las claves para que la primera temporada cosechara buenas audiencias, con una media de 28,2% de cuota de pantalla y 3.400.000 espectadores. La prioridad de la cadena pública ha sido buscar un plantel que sustituyera con garantías a los Fernando Tejero, Cayetana Guillén Cuervo, Loles León o Miguel Ángel Muñoz (el ganador, a la postre) que engancharon al público el año pasado.

«Cuando nos equivocábamos, los jueces eran implacables con nosotros», dice Baute

Durante la presentación todos hicieron gala del buen ambiente que reina entre ellos, aunque será el desarrollo del programa el que demuestre si han elevado o no el nivel gastronómico respecto a sus compañeros del año pasado. «Entraron con la misma ignorancia, y eso que pensaban que iban a estar más preparados al no ser los primeros en participar (risas). Al final han demostrado que son muy competitivos y se han dejado la piel. Han sufrido y han dado muchas clases, ¡viajaban hasta con apuntes y libros de cocina de gran tamaño!», desvela Pepe Rodríguez.

75.000 euros para una ONG

Una de las más combativas con los jueces será Bibiana Fernández, que confesó que no le gusta cocinar con vitrocerámica. «Yo, donde voy, pongo fuego. Además, cuando voy al supermercado me compro unos solomillos, no me llevo un guarro entero para después despiezarlo, como un destripador», bromeaba. Por el contrario, José Corbacho se llevó las alabanzas de sus compañeros. «Dicen que manejo muy bien los cuchillos, no conocía mi faceta de samurái», añade. O Saúl Craviotto, que asegura haber «perdido varios kilos por todo el esfuerzo» que ha hecho en el programa. «¡Pues imagínate yo, que no soy medallista!», le responde Pepón Nieto.

El objetivo de esta peculiar tropa no será el premio en metálico. Cada semana, el cocinero ganador recibirá 4.000 euros que destinará a una ONG de su elección. El vencedor final recibirá 75.000 euros, que también destinará a una obra benéfica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos