EXTRAÑOS PATROCINIOS

OSKAR BELATEGUI

Django desencadenado' fue lo más visto en la noche del pasado domingo, con un 16% de audiencia y 2,3 millones de espectadores. La película de Tarantino duró en Televisión Española más minutos que los 165 que indica su fecha técnica. La cadena interrumpió en varias ocasiones su metraje para emitir anuncios. Veías a Leonardo DiCaprio de negrero sureño y, zas, de repente Telepizza te vendía una cuatro quesos. Nada de patrocinios culturales colándose por una esquina de la pantalla. Anuncios a saco en un canal público que había renunciado a la publicidad como fuente de financiación. Termina la razón principal por la que merecía la pena TVE: las películas sin cortes.

«¡Berlusconi, Berlusconi! ¡Me dan ganas de presentarme en tu casa e interrumpirte siete veces mientras estás haciendo el amor!», amenazaba Roberto Benigni a finales de los 80, cuando el cine italiano libró una batalla contras las cadenas privadas y su práctica de masacrar la emisión de las películas con decenas de spots. Si el espectador televisivo asumía tradicionalmente las interrupciones como un peaje necesario para disfrutar de una película, en la era de internet y la tele a la carta ya no tienen sentido. Es más, el público no se conforma solo con ver la televisión, sino que quiere expresar lo que piensa en tiempo real y hasta formar parte de lo que ve.

Televisión Española es pionera en investigar las posibilidades de la realidad virtual con 'El Ministerio del Tiempo', un sofisticado juego con versión en inglés para el mercado internacional, que se debe ver con unas gafas que sumergen al espectador en la acción y le brindan la posibilidad de elegir el desarrollo de la trama. La televisión del futuro también se explora en la serie 'C.R.A.K.S', de Disney y Movistar, que pretende generar una comunidad en tiempo real con un videoblog propio, tutoriales y torneos y eventos. Ese gesto tan habitual de hacer clic en la pestaña que borra la publicidad en curso cuando vemos un vídeo en YouTube lo tenemos tan asumido que la decisión del canal público de volver a los anuncios se antoja una vuelta al pasado.

Fotos

Vídeos