Paz Vega: «Me encantaría dirigir una serie»

Paz Vega: «Me encantaría dirigir una serie»

La sevillana es la protagonista de la nueva producción de TVE, 'Fugitiva'. Interpreta a una mujer marcada por la violencia de género que se ve obligada a huir de todo. «Es un infierno»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Paz Vega (Sevilla, 1976) se volvió de Estados Unidos hace dos años y lo hizo para quedarse. Primero interpretó a una monja atípica en la exitosa serie de Telecinco 'Perdóname Señor' y ahora repite en televisión de la mano de TVE, en una producción rodada en Benidorm donde dará vida a Magda, la protagonista de 'Fugitiva', una exmodelo que renunció a su carrera para casarse con un millonario pero que vive atrapada en el infierno de la violencia de género. La serie, que ayer se presentó en Madrid, se estrenará el próximo jueves (a partir de las 22.40 horas). «Yo hubiera reaccionado antes que ella», asegura la actriz.

- Su personaje es una 'madre coraje'.

- Magda es una mujer que creyó en ese cuento del 'príncipe azul' que nos han vendido siempre a las chicas, y resulta que ese príncipe le sale rana. Ella verá peligrar su vida y la de sus hijos. La serie abarca 90 horas de forma cronológica, pero hay muchos 'flashbacks' en los que se descubre el porqué de todo, de cómo una familia ideal vive un infierno de puertas para dentro.

«Espero inspirar a otras mujeres que atraviesan situaciones similares»

- ¿Cómo se prepara un papel que solo abarca 90 horas?

- Es complicado porque de una escena para otra no pasa el tiempo, va seguido, pero a la hora de rodar sí. Tenemos muy poco cambio de ropa y tienes que estar muy concentrada para saber dónde estás en cada momento. Pero la serie respira, no es una locura.

- La violencia de género está detrás de todo.

- Me atrajo mucho el poder interpretar a una mujer luchadora, valiente, llena de miedos, que espero que consiga inspirar a otras mujeres que estén atravesando una situación similar. El quid de la cuestión son los maltratos físicos dentro de su matrimonio, una situación que solo conoce ella. Eso es más común de lo que pensamos y seguramente muchas espectadoras se verán retratadas.

- Esta es una historia muy feminista.

- En esta serie el papel de la mujer es muy importante, también el conflicto con las dos hijas de Magda. Con todo eso los personajes femeninos son muy potentes, mi marido es violento pero con un motivo, él se justifica y en su justificación lleva razón, solo repite lo que ha visto en casa. Eso es lo curioso de las relaciones tóxicas.

- ¿Cómo reaccionaría en una situación así?

- Yo hubiera reaccionado antes que ella, es con lo que más me cuesta identificarme con Magda. Cuando detectas que hay algo que no funciona y que eso llega a cosas que pueden ser una bofetada o un empujón, eso es inadmisible. Pero ella aguanta por sus hijas.

- Debe ser más difícil cuando hay hijos...

- ¡Cuántas mujeres aguantan por eso! Es un infierno y normalmente su entorno ni siquiera lo sabe. No es fácil.

Acción sin dobles

- Hay escenas de acción, pero no quería usar dobles.

- Eso me pasa casi siempre, procuro hacer lo máximo de acción porque me siento segura y me divierte... Aunque trae sus consecuencias, hace cinco años me rompí el menisco haciendo algo que no debería.

- ¿Por qué Benidorm?

- Se buscaba un sitio donde los personajes se pudieran diluir entre la gente. Benidorm tiene esa característica, con esos edificios, todo el mundo parece que está de paso... Además, la decoración tiene un punto 'kitsch' que le va bien visualmente a la serie, por el color, algo que va en contra de la percepción que tenemos de los 'thrillers', más oscuros.

- ¿Se atrevería a dirigir una serie?

- Me encantaría, pero a nivel físico y mental es duro, es admirable. Si la gente supiera el trabajo que hay detrás... Nosotros llevamos seis meses grabando esto a un ritmo frenético. Creo que empezaría con una película que tratara alguna historia relacionada con mis vivencias, con mi infancia... Ya tengo algo pensado.

- Hace ya dos años de su regreso a España, ¿se arrepiente?

- No me puedo quejar, he enganchado dos historias muy potentes y sigo trabajando en Estados Unidos. La gente me ha recibido con mucho cariño y me siento feliz, muy a gusto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos