La desgarradora historia del hijo adoptivo de Jesús Calleja

El aventurero de Cuatro relató a Bertín Osborne uno de los episodios personales que más le han marcado: el del niño nepalí que encontró con tuberculosis en una perrera

SUR

El aventurero Jesús Calleja fue anoche el protagonista de 'Mi casa es la tuya'. El viajero más famosos de la televisión españolal le abrió a Bertín Osborne las puertas de su imponente casa para repasar algunas de las hazañas más espectaculares de su carrera. Y las más desgarradoras. Así, uno de los momentos más sobrecogedores del encuentro llegó cuando Calleja relató cómo llegó a su vida su hijo adoptivo, Ganesh, "un nepalí al que encontré con tuberculosis en la perrera de un hospicio", confesó. "Le traje a España para curarle y al final se quedó como mi hijo adoptivo", contó el presentador, quien explicó que había contado con el importante apoyo de sus padres. Ya en España, el joven se centró en sus estudios. "Como sacó matrícula, me pidió un premio: que trajera a España a su mejor amigo, Suresh. Y aquí está, como mi ahijado", añadió el presentador. Pero ahí no quedó la cosa. "Suresh me pidió que trajera a su hermana, Shundari. Ahora los tres están casados y tienen hijos", dijo.

No fue la única sorpresa de la noche. Durante la charla -que se desarrolló en su refugio de León, una casa con un jardín de 15.000 metros y hasta un helipuerto- el aventurero también recordó sus inicios en el mundo laboral. “Mis padres eran peluqueros. Yo y todos mis hermanos también lo fuimos” afirmó. “Yo soy una persona muy exigente. La mediocridad la odio. No me gustaba la peluquería pero ya que me dedicaba a ello quería ser el mejor” señaló para acto seguido revelar que ganó un campeonato de España en Burgos.

Tras su juventud en la peluquería familiar, el montañero decidió montar su propio negocio junto a uno de sus hermanos. Una peluquería en León que un buen día decidió cerrar para darle un giro radical a su vida. “Cuando más éxito tenía decidí cerrarla. Mi propósito era descubrir el mundo. Me fui a Nepal. Allí descubrí que quería ser guía de montaña” aseveró Jesús Calleja. .

¿La experiencia más emocionante de su vida? Preguntado por Bertín, no dudó: "Subir al Everest. Somos lo que somos gracias a los locos que decidieron ver que hay más allá. Fue tan brutal que dije: esta es la vida que quiero. Quiero una vida repleta de momentos sublimes”expresó el anfitrión a Osborne.

Sobre su salto televisivo, con Desafío extremo, el montañero recordó que cuando llegó su momento él vendía coches de segunda mano y su cámara, Emilio Valdés, era comercial y trabajaba en una planta de reciclaje de neumáticos. El viajero empezó a autograbarse sus expediciones y Cuatro se empezó a interesar por su proyecto. “Al final la cadena creyó en esta idea que tenía de hacer televisión. Decidieron contratarme y yo les dije que tenía a un cámara. Uno de mis mejores amigos pero que no tenía ni idea de televisión. Era el único que era capaz de grabar y seguir mis hazañas” destacó entre risas confesando que sus trucos para pasar la entrevista de trabajo eran mover mucho los brazos y enfadarse cuando se les cuestionaba.

Tras la entrevista llegó uno de los momentos más emotivos de la velada. La cena junto a los padres del anfitrión, su hermano y Ghanesh Man Lam,a su hijo nepalí.“Yo he tenido suerte de conocer a Jesús, no tengo como agradecerle” indicó Ghanesh. Calleja, por su parte, anunció su intención de traerse a España a los padres biológicos de su hijo: “Nunca ha querido que perdiera su cultura”, concluyó.

Fotos

Vídeos