David, el concursante de 'Granjero busca esposa' que tiene los huevos más caros del España

David, el concursante de 'Granjero busca esposa' que tiene los huevos más caros del España

David Sueiro, famoso por encontrar el amor en otra granjera del 'reality' de Cuatro, comercializa la media docena a 4,95 euros. Entre sus clientes figuran chefs de la talla de Martín Berasategui

A.N.

Proceden de Piloño. Una pequeña parroquia de Vila de Cruces (Pontevedra), un reducido municipio clavado en el centro de Galicia. Y según presume su propietario, son los huevos más caros del España. De los preferidos por los Estrella Michelín. Detrás de su cuidada producción -mimada al milímetro- se encuentra un rostro televisivo. David Sueiro para más señas. Uno de los últimos participantes del 'reality' de Cuatro 'Granjero busca esposa'. Este empresario gallego de 41 años es el propietario de la explotación avícola Galo Celta. Allí -como recoge El Comidista- cría gallinas ponedoras - unas 3000-, gallinas y gallos para carne (también unas 3000 piezas sacrificadas al año) y embutidos como fuet, chorizo y pechuga curada, además de preparados como hamburguesas.¿Las bazas que lo han hecho famoso? El ofrecer la garantía de comercializar productos artesanos, exclusivos y respetuosos con la tradición. Eso sí, a precio de oro: media docena de huevos suyos cuestan 4,95 euros.

¿Pero qué tienen de especiales los huevos de David para costar eso? Como él mismo ha explicado que proceden de gallinas criadas en libertad, de pastoreo y crecimiento lento. El sabor se basa en su alimentación y en su estilo de vida. "Son gallinas felices y el bienestar influye en el producto final” añade el empresario. El resultado es un huevo más brillante, con menos agua y más melosos según sostienen que ya ha seducido a cocineros de la talla de o Martín Berasategui, Pepe Solla o Iván Domínguez.

Para lograrlos, Sueiro -que a día de hoy tiene tanto éxito que no puede cubrir toda la no fuerza su puesta con luz artificial, lo que explica también que su nivel de producción sea hasta un 40% inferiordemanda- al de otras explotaciones. Una tarea que ahora este gallego comparte con su nueva pareja: la toledana Patricia Lorenzo, ganadera. Su romance, de hecho, ha sido una de las historias más destacadas de la última edición de 'Granjero busca esposa'. Y es que David no ha sentido la chispa con ninguna de las candidatas a ser su novia sino con otra de las granjeras del espacio de Cuatro.

Después de rechazar a sus respectivos candidatos, David y Patricia volvieron a verse y confirmaron ante las cámaras que iban a mantener una relación. Ahora, sus planes de futuro pasan por ampliar Galo Celta y abrir una granja escuela dirigida a colegios, colectivos desfavorecidos y a todo tipo de personas que estén interesados en visitarla. Y todo ello sin abandonar sus ya famosos 'huevos de oro'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos