Antonio Banderas: «Es un sueño traer a Picasso de nuevo a Málaga»

Antonio Banderas posa con sus tres 'mujeres' en la ficción/Ñito Salas
Antonio Banderas posa con sus tres 'mujeres' en la ficción / Ñito Salas

El actor asegura que el rodaje y el estreno mundial de ‘Genius’ representan el último paseo que el pintor no se pudo dar por su ciudad natal

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Aunque lo tiene metido en el cuerpo no tiene interés en un exorcismo. Porque lo está disfrutando. Ambos nacieron en Málaga y los dos dejaron su tierra con un objetivo: cumplir el sueño de la creación. Pablo Picasso con la pintura y Antonio Banderas con la interpretación. Ese paralelismo ha hecho que el actor tomara como propio el deseo incumplido del artista de regresar a su ciudad natal. El estreno mundial de la segunda temporada de la serie ‘Genius’, que narra la vida del autor del ‘Guernica’, le permitió ayer hacerlo realidad: «Es un sueño traer a Picasso de nuevo a Málaga», afirmó sobre las tablas del Teatro Cervantes en la presentación del primer capítulo de esta producción internacional de National Geographic.

Teatro del Soho

Antonio Banderas llevaba años persiguiendo a «Don Pablo» en la pantalla. Por ello, cuando le ofrecieron protagonizar ‘Genius: Picasso’ se conjuró para que la serie supusiera también un reencuentro. «No quería que Málaga fuera la niña tonta en la vida de Picasso», confesó ayer el protagonista en la rueda de prensa previa al estreno, en la que añadió que le dio «coraje» que el artista falleciera dos años antes que Franco y «no pudiera darse un último paseo por La Malagueta y recibir el aplauso de sus paisanos».

Por esta razón, el actor planteó la necesidad de rodar ‘Genius’ en los escenarios reales en los que se desarrolló los diez primeros años de vida de Picasso y, aunque en un principio no estaba previsto, «National Geographic, Fox 21 y el productor Ron Howard así lo entendieron». La filmación se desarrolló en Málaga a comienzos del pasado mes de noviembre y vino acompañada además de un «regalo» del director Ken Biller con la escena grabada en la playa de La Misericordia que ambienta un encuentro con Dora Maar (interpretada por Samantha Colley) en la arena de la localidad francesa de Antibes. 

«No solo fue un regalo para mi, sino también para Picasso porque rodar aquí esa escena que transcurría en el sur de Francia fue también el paseo del pintor por las playas de Málaga», sostuvo Banderas, que añadió que el estreno mundial de la segunda temporada de la serie ‘Genius’ es «una manera de traer a Picasso a su tierra». 

La cercanía del fin del rodaje hace que Antonio Banderas no tenga todavía la «suficiente perspectiva» para hablar de su trabajo de creación de este Picasso, un personaje al que ya se había acercado con el proyecto ‘interruptus’ de Carlos Saura sobre el ‘Guernica’ que sigue sin aclararse por problemas financieros de la productora. Por ello, admite que antes de ponerse a rodar ‘Genius: Picasso’ tuvo que olvidarse «de la fascinanción que sentía por el artista», a la vez que intentó huir de un personaje de «museo de cera» y «crearlo desde dentro hacia fuera». 

El actor también confesó que hace años rechazó ofertas para encarnar a un Picasso más joven y que ahora era la oportunidad. «Tengo la sensación de que ha llegado en el momento en el que tenía que llegar», dijo el protagonista de ‘El Zorro’ y ‘Los 33’, que reveló sentirse «exhausto» después de dar vida a este creador con contradicciones, del que se queda ante todo con su «dimensión como artista».

Banderas se mostró feliz con la «excelente factura» de la serie y señaló que una de las mayores dificultades ha sido las cinco horas de maquillaje diario a las que tuvo que someterse para encarnar a Picasso en la última parte de su vida. «Nunca hasta ahora había sentido que el vestuario y el maquillaje me ayudaba tanto a sentir el personaje», indicó Antonio Banderas, que da vida a Pablo Picasso desde que cumple 40 años hasta su muerte con más de 80. El estreno en España de ‘Genius’ será el 26 de abril en las plataformas televisivas que incluyan el canal National Geographic.

El actor también se refirió a su salud. Y aunque tras sufrir un ataque al corazón el pasado año aseguró que iba a bajar la intensidad laboral, confesó que «no era capaz». «Tengo un sueño iluso que es ese poema de Manuel Alcántara: ‘A la sombra de una barca/ me quiero tumbar un día; / echarme todo a la espalda / y soñar con alegría’», recitó Banderas, para reconocer a renglón seguido que es un «anhelo insensato que yo tengo porque me doy cuanta que la barca se mueve mucho y no puedo parar».

El actor siguió haciendo memoria y recordó su discurso al recibir el Goya de Honor en el que le pidió perdón a su hija por todas las horas que su trabajo le había robado para estar juntos. Para reconocer que, pese al propósito de enmienda, «al final estoy todo el día rodando». Lo que sí lleva a rajatabla es haber abandonado el tabaco, un hábito que le puso entre la espada y el corazón. «He dejado de fumar y me tomo las pastillas, pero no puedo dejar de trabajar y si eso me lleva a que me muera un poco antes, pues me moriré haciendo lo que me la gana, pero lo que no quiero es vivir muerto», sentenció.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos