Antonio Banderas: «No puedo dejar de trabajar pero prefiero morirme haciendo lo que me da la gana»

Photocall esta tarde previo al estreno de 'Genius' en Málaga. /Ñito Salas
Photocall esta tarde previo al estreno de 'Genius' en Málaga. / Ñito Salas

El actor asegura que el rodaje y el estreno mundial de 'Genius' representa el último paseo que el pintor no se pudo dar por su ciudad natal

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Por el aspecto, con esa cabeza pelada al rape y sin cejas, Antonio Banderas parece Picasso. Y no solo lo parece. Confiesa que todavía lo tiene metido en el cuerpo y sus palabras además lo demuestran. Lo tiene tan dentro que incluso ha sentido el sueño incumplido del pintor de regresar a su ciudad natal antes de su muerte. Por ello, el actor ha confesado que se tomó como algo personal que Málaga formara parte de la serie 'Genius' sobre el artista más universal del siglo XX. "No quería que Málaga fuera la niña tonta en la vida de Picasso", ha confesado esta mañana Banderas en la rueda de prensa previa al estreno mundial hoy en el Teatro Cervantes del primer episodio de esta producción internacional.

"La serie tenía muchos novios, pero hay algo objetivo y es que nació aquí y, como yo también soy soy un poco niño, entiendo que Picasso también vivió mucho Málaga desde el recuerdo", ha asegurado Antonio Banderas, que no oculta el "coraje" que le produce que el pintor falleciera tres años antes que Franco y "no pudiera darse un último paseo por La Malagueta y recibir el aplauso de sus paisanos".

Te puede interesar

Por esta razón, Antonio Banderas planteó la necesidad de rodar 'Genius' en los escenarios reales en los que se desarrolló los diez primeros años de vida de Picasso y, aunque en un principio no estaba previsto, "National Geographic, Fox 21 y el productor Ron Howard así lo entendieron". Una filmación que se desarrolló en Málaga a comienzos del pasado mes de noviembre y que vino acompañado además de un "regalo" del director Ken Biller con la escena grabada en la playa de La Misericordia que ambienta un encuentro con Dora Maar en la arena de la localidad francesa de Antibes.

"No solo fue un regalo para mí, sino también para Picasso porque rodar aquí esa escena que transcurría en el sur de Francia fue también el paseo del pintor por las playas de Málaga", ha afirmado Antonio Banderas, que ha añadido que el estreno mundial de la segunda temporada de la serie 'Genius' es "una manera de traer a Picasso a su tierra".

La cercanía del fin del rodaje hace que Antonio Banderas no tenga todavía la "suficiente perspectiva" para hablar de su trabajo al crear este Picasso, un personaje que, por otra parte, ha perseguido desde hace mucho tiempo con el proyecto previo de Carlos Saura sobre la creación del 'Guernica' que sigue sin aclararse por problemas financieros de la productora. Por ello, admite que antes de ponerse a rodar 'Genius: Picasso' tuvo que olvidarse "de la fascinanción que sentía por el personaje", a la vez que ha intentado huir de una figura de "museo de cera" y "crearlo desde dentro hacia fuera".

Antonio Banderas, esta mañana en Málaga.
Antonio Banderas, esta mañana en Málaga.

El actor también ha confesado que hace años rechazó ofertas para encarnar a un Picasso más joven y que ahora era la oportunidad. "Tengo la sensación de que ha llegado en el momento en el que tenía que llegar", ha dicho el protagonista de 'El Zorro' y 'Los 33', que se confiesa "exhausto" después de dar vida a un creador con contradicciones, del que se queda ante todo con su "dimensión como artista". "Picasso es un sol que alumbra mucho y también quema", ha sentenciado el actor, que ha abogado por recuperar el palomar de calle San Agustín en el que Picasso hizo sus primeros dibujos. "Está destrozado y alguna institución debería hacerse cargo", ha indicado.

Banderas se ha mostrado feliz con la "excelente factura" de la serie y ha señalado que una de las mayores dificultades ha sido las cinco horas de maquillaje diario a las que tuvo que someterse para encarnar a Picasso en la última parte de su vida. "Nunca hasta ahora había sentido que el vestuario y el maquillaje me ayudaba tanto a sentir el personaje", ha revelado Antonio Banderas, que da vida al personaje desde que cumple 40 años hasta su muerte con más de 80.

Sobre la intensidad del rodaje y su anunció hace un año en Málaga al recoger la Biznaga honorífica del Festival de Málaga de bajar la intensidad de su trabajo tras sufrir un ataque al corazón, confesó que "no era capaz". "Tengo un sueño iluso que es ese poema de Manuel Alcántara: 'A la sombra de una barca/ me quiero tumbar un día; / echarme todo a la espalda / y soñar con alegría'", ha recitado Antonio Banderas, para reconocer a renglón seguido que es un "anhelo insensato que yo tengo porque me doy cuanta que la barca se mueve mucho y no puedo parar".

El actor ha confesado que, aunque en su discurso al recibir el Goya de Honor le pidió perdón a su hija por todas las horas que su trabajo le había robado para estar juntos, "al final estoy todo el día rodando". Lo que sí lleva a rajatabla es haber abandonado el tabaco. "He dejado de fumar y me tomo las pastillas, pero no puedo dejar de trabajar y si eso me lleva a que me muera un poco antes, pues me moriré haciendo lo que me la gana, pero lo que no quiero es a vivir muerto", ha sentenciado el actor.

Finalmente, Banderas ha hablado de la inminente Semana Santa y ha reconocido que "los cofrades somos muy endogámicos". Por ello, abogó por internacionalizar lo que Málaga vive en sus calles durante estos días y se acordó de los "cruceristas que el Domingo de Ramos desembarcan en Málaga sin entender lo que está pasando". "Tenemos que hacer programas en inglés, francés y alemán para que los que nos visitan entienda las leyendas de las cofradías o porque vestimos a las vírgenes como si fueran princesas del barroco", ha apostillado el intérprete.

Además

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos