Diario Sur

DAMAS INFLUENCERS

Las líderes de opinión de la tele de hoy en día se asoman a la pantalla por la mañana. Eso es así. Nadie duda de la influencia de periodistas como Ana Pastor y Jordi Évole, o incluso Jorge Javier en otro ámbito. Pero a las que nadie les dice nunca que no son a las reinas de la mañana, Ana Rosa y Susanna Griso. A sus programas han acudido los principales responsables de todos los partidos, sin faltar ninguno, empezando por Rajoy y terminando por Pablo Iglesias, que llegó incluso a soltarse la coleta en lo de AR. Porque AR es mucha AR. Ya se lo decía el miércoles Celia Villalobos. «Tú eres una persona que prescribes opinión en la sociedad española, tienes un prestigio que has adquirido con muchos años de trabajo», le soltó la diputada mientras la presentadora asentía sin disimulo. «Tú tienes poder», le espetó. Los matinales se volcaron con la noticia de la muerte de Barberá y no hubo concejal, senador o ujier del Congreso que no compareciese en los programas de Antena 3 y Telecinco para dar su opinión sobre lo sucedido con la exalcaldesa de Valencia. «Te habrás quedado muda con la noticia», le dijo Ana Rosa a Celia. Es evidente que no.

Griso, por su parte, demostró que también tiene poder mostrando 'whatsapps' que se intercambiaba con Barberá. Al parecer la senadora era seguidora del espacio y le disgustaba el modo en que era tratada en él. La titular de 'Espejo Público', tras reflexionar sobre el tema, se había disculpado vía telefónica. «Si te he hecho daño, lo siento. Temo que he estado pisoteando tu presunción de inocencia», le había escrito. Carlos Herrera, por cierto, también reveló el contenido de sus 'whatsapps' con Rita. Al parecer la confidencialidad de estos mensajes se extingue tras el fallecimiento de uno de los dos interesados. Los chats de 'whatsapp' son los nuevos corrillos de prensa.

Griso y Ana Rosa, tanto monta monta tanto, marcaron la actualidad televisiva en la noticia de la semana. María Casado lo intentó, pero en días como este se demuestra que su influencia es más escasa. Está pasando por las mañanas de TVE sin pena ni gloria. Sin hacer ruido. Casado no tiene quien le escriba ('whatsapps').