Diario Sur

Así se vivió la noche electoral en televisión

Mesa redonda de analistas políticos en la CNN.
Mesa redonda de analistas políticos en la CNN.
  • Sandra Golpe se quedó sin voz, un 'cowboy' acosó a Ana Pastor y en la MSNBC recordaron que la victoria de Trump no era un mal sueño

Eran las dos de la tarde y Antonio García Ferreras seguía allí. El presentador de 'Al Rojo Vivo' llevaba trece horas seguidas en directo desde el plató del programa que La Sexta dedicó ayer a las elecciones estadounidenses. Le rodeaban sus colaboradores y tertulianos, una reconstrucción de la Casa Blanca hecha con figuras de Lego, una máquina de perritos calientes y el rótulo de la imagen de Donald Trump con un número al lado, en ese momento 290, el de electores que le convertían en el presidente número 45 de Estados Unidos. El bramido del elefante (que hacían sonar cada vez que los republicanos ganaban en un estado) y el rebuzno del burro (cuando lo hacían los demócratas) no habían cesado durante toda la noche, pero a Ferreras no se le notaba cansado, la cita había sido histórica para la televisión.

Histórica por el inesperado resultado final. Histórica porque acabó con una ajustada diferencia de menos de 200.000 votos (de un total de 120 millones) entre Clinton y Trump a favor de la demócrata. Ingredientes que hicieron trasnochar a 1.777.000 espectadores españoles. Las cadenas estadounidenses FOX, CNN y NBC se hacían eco a cuentagotas del lado hacia el que caía cada estado, porque allí no existe una autoridad electoral central que informe a la prensa del recuento de votos. Han de hacerlo los periodistas directamente, colegio electoral por colegio electoral, lo que contribuye a mantener la incertidumbre.

Hasta que cayó Florida. «¡Atención, Florida se convierte en republicano! Son 29 electores más para Trump», informaba Sandra Golpe al filo de la cuatro de la madrugada en Antena 3. La presentadora se había quedado afónica, pero no se arrugaba, consciente de que, con aquella victoria, el republicano ponía un pie en la Casa Blanca. «Hoy no solamente se me ha ido la voz a mí, se nos ha ido a todas las mujeres». Con esas palabras despedía el especial de Atresmedia. Eran las seis de la madrugada.

Justo a esa hora, un individuo ataviado con sombrero vaquero y en calzoncillos abordaba a Ana Pastor en plena conexión con el plató de La Sexta desde la Quinta Avenida de Nueva York. La periodista le invitó a salir de plano varias veces, ante la atenta mirada de su pareja en Madrid, García Ferreras, que no podía evitar esbozar una sonrisa. Finalmente, el intruso acabó cantando en español «bésame, bésame mucho», protagonizando la anécdota simpática de la conexión.

«Ha sido real»

«Estás despierto, por cierto, y no estás teniendo una pesadilla. Y tampoco te has muerto y te has ido al infierno. Esta es tu vida ahora, esta es nuestra elección, esto somos nosotros, esto es nuestro país», comentaba en directo con irónía Rachel Maddow, mediática presentadora del canal MSNBC, cuando ya se daba por hecho el triunfo de Trump. En la misma línea, la cuenta de Twitter oficial de la serie de Netflix 'Black Mirror' escribía: «Esto no es un episodio. Esto no es marketing. Es la realidad». La frase se refería a un capítulo de la segunda temporada en la que un personaje rabioso y populista se hacía con el poder en Estados Unidos.

En cuanto al otro recuento, al del 'share', la victoria se la llevó La Sexta, con el 8,2% de la cuota de pantalla y 491.000 espectadores (datos de audiencia hasta las 02.30 horas). Le siguió el especial de 'La noche en 24 horas' que condujo Víctor Arribas desde Madrid con Almudena Ariza y Ana Blanco en Nueva York y Washington, respectivamente (7,7% y 296.000). La tercera opción favorita fue la de Antena 3, con Sandra Golpe y Vicente Vallés: 6,2% y 390.000.