Diario Sur

CÓMICOS A ESCENA

No soy un cómico. Y no estoy enfermo. El mundo está enfermo y yo soy el médico. Soy un cirujano con bisturí para los falsos valores. No actúo, solo hablo. Solo soy Lenny Bruce». A finales de los 50, el cómico Lenny Bruce irrumpió con su lengua afilada y mordaz en el mundo del espectáculo yanqui para poner a prueba los límites de aguante de sus compatriotas. Tras múltiples detenciones por escándalo público y posesión de narcóticos, falleció de sobredosis en 1966, a los 40 años. «Lenny Bruce murió de una sobredosis de odio e intolerancia y de una infradosis de amor y comprensión», escribió Paul Simon.

Medio siglo después de su muerte, Bruce sigue inspirando a los humoristas más salvajes que practican la 'stand-up comedy', ese género que consiste en enfrentarse ante un público y que ha popularizado entre nosotros 'El Club de la Comedia'. Hace seis temporadas que este espacio recaló en La Sexta tras pasar por Canal Plus, Tele 5, La 2 y Antena 3. Ana Morgade recogía esta semana el testigo como presentadora de Eva Hache y Alexandra Jiménez en un programa que no presenta novedades, más allá de nuevos invitados dispuestos a demostrar su vis cómica. La fórmula denota un cierto cansancio después de años consagrada a un humor blanco que explota la cotidianidad. Nada que ver con el terrorismo verbal de Lenny Bruce, que derribaba los tabús de la época referentes al sexo, la religión o la política.

Sí. Es poco probable que los chascarrillos de Manel Fuentes o los chistes de Dani Rovira vayan a acabar en un juzgado. El acto más subversivo protagonizado por una estrella de 'El Club de la Comedia' en los últimos tiempos es el «gilipollas» dedicado por Ernesto Sevilla al presentador Javier Cárdenas en 'El Hormiguero'. Los límites del humor y su capacidad para perturbar hay que buscarlos en otros espacios. Como en las intervenciones de Berto Romero en 'Late Motiv', donde también acostumbra a salir el cómico más parecido a Lenny Bruce que tenemos: el canario Ignatius Farray, que en las nuevas entregas de 'El fin de la comedia' (Comedy Central) seguirá incomodando y haciéndonos reír al enfrentarnos a un espejo.