Diario Sur

La triste vida de La Veneno

fotogalería

La Veneno hace unos días en Sálvame / Twitter

  • La vedette saltó a la fama a finales de los 90 gracias al programa de Pepe Navarro Esta Noche Cruzamos el Missisipi

Cristina Rodríguez, alias La Veneno, saltó a la fama a finales de los 90 de la mano de Pepe Navarro y su late night Esta noche cruzamos el Missisipi. Desde entonces y hasta ahora mucho ha llovido y muchas experiencias vivió la vedette desde aquellos tiempos en los que su rostro era uno de los más populares de la pequeña pantalla.

En 1996, coincidiendo con su paso por el programa de Pepe Navarro, La Veneno vivía un gran momento, dejando a un lado su triste pasado. De adolescente sufrió continuamente los malos tratos de sus vecinos y familiares que no aceptaban su condición, por lo que se trasladó a vivir a Madrid y allí comenzó a ejercer la prostitución para pagarse las operaciones de cambio de sexo.

noticias relacionadas

En diciembre de 1997, tras el final de La sonrisa del pelícano, dirigido también por Pepe Navarro, La Veneno trabajó durante un mes en un programa de televisión argentino, donde no pudo ganarse la aceptación del público, por lo que regresó a España e hizo varias apariciones en programas como Todo depende de Jordi González o Mírame en Antena 3.

Tras la fama alcanzada, La Veneno comenzó su ocaso y su vida cayó en un pozo sin fondo. Fue desahuciada de su vivienda tras tres años y medio de impagos y continuas peleas con su pareja marcaron los siguientes años.

Sin embargo, uno de los peores capítulos en la vida de La Veneno fue su paso por la cárcel durante tres años desde 2003. Cristina Ortiz estuvo envuelta en una presunta estafa al seguro de un piso, tras ser denunciada por un ex novio italiano suyo, Andrea Petruzzelli, de incendiar el piso con el objetivo de cobrar el seguro. La Veneno fue juzgada y condenada a tres años de prisión.

En 2006, volvió a aparecer en los medios, con 122 kilos de peso y muy deteriorada físicamente. Un brusco cambio del que había tenido mucha parte de culpa su estancia en la cárcel, de la que la propia Veneno relató que había sido infernal, sufriendo violaciones y maltrato por parte de los funcionarios de prisiones.

A raíz de esta irrupción mediática, La Veneno volvió a ser un personaje televisivo de los espacios del corazón y en octubre de 2010 se le propuso en uno de estos programas el reto de recuperar su físico. Pasados unos meses reapareció con 35 kg menos de peso.

En febrero de 2012, la Veneno acababa de superar bulimia, un trastorno alimenticio que le hizo perder más de 20 kilos, aunque le dejó un gran problema psicológico. Fue el 10 de mayo de 2013 cuando recuperada se presentó en Sálvame Deluxe de Telecinco para mostrar a toda la audiencia su último novio, de 23 años.

En el año 2013 fue fichada como una de las vedettes del espectáculo Que trabaje Rita.

Ha sido en estas últimas semanas cuando La Veneno ha vuelto a la televisión con motivo de la publicación de sus memorias, ¡Digo! Ni puta, ni santa, las memorias de la Veneno, que salió a la venta el pasado 3 de octubre.