Diario Sur

NO PIERDAS EL HILO

Mirar el futuro desde el pasado

'Black Mirror' se refleja en el espejo de 'The Twilight Zone', la serie antológica de ciencia ficción creada por Rob Serling en 1959. Serling usó el género para hablar de temas relevantes de la época y saltarse así la censura. Pero ambas series tiene puntos de conexión evidentes, desde configurarse como una propuesta incómoda para el espectador, como asumir el riesgo de modo inherente. Y, sobre todo, el plantear posibilidades extremas sobre una realidad cambiante, en el que se plasma de una forma confusa lo real y lo imaginario en el caso de la serie de Serling, y de lo real y lo digital, en el de la de Charlie Brooker. Aún hoy, el enorme poder sugestivo y perturbador de 'The Twilight Zone' no se ha superado. Sus guiones son precisos. Las narración casi siempre equilibrada. Una serie que sigue inspirando a muchos directores como J.J. Abrams o Steven Spielberg; y, claro, al propio Brooker.