Diario Sur

TERTULIANOS Y PAZ PADILLA

Igual que hay médicos o cerrajeros de urgencia, también existen tertulianos de urgencia. Estos, básicamente, deben ser capaces de opinar sobre cualquier tema, lo mismo da que sea un atentado, un accidente ferroviario, un debate electoral en Estados Unidos, un conflicto en la Franja de Gaza o una cascada de dimisiones en el PSOE. Y tienen que estar preparados para en cualquier momento salir disparados a participar en un especial en La Sexta. A Ferreras no hace falta que nadie le avise porque él duerme allí, al lado del pactómetro, y de vez en cuando aparece en pantalla.

Esta semana el PSOE se ha tomado al pie de la letra lo de acabar con el bipartidismo y han decidido cargárselo ellos mismos. A los tertulianos de urgencia les tocó el miércoles por la tarde acudir apresuradamente a comentar cosas. Desde entonces siguen en los estudios de televisión, sin levantarse, opinando sin parar sobre todo lo que les plantean.

Yo he echado en falta saber qué piensa Paz Padilla de la crisis del PSOE, ella que siempre expone opiniones meditadas, profundas y enriquecedoras acerca de cualquier tema. El otro día, sin ir más lejos, ofreció una perorata de sumo interés que supongo será incluida de aquí en adelante en los manifiestos que se redacten sobre la igualdad racial. Explicó que su asistenta es de Kenia, y que ella le llama «mi negra». En plan cordial, no en plan mal, no vayan ustedes a creer. «Me han sorprendido mucho los negros, porque son supertrabajadores, superhonestos y muy cariñosos», dijo. Ese es el nivel. Es normal, por tanto, que muchos parezcan eruditos si se les compara con la presentadora de 'Sálvame'. No me sorprendería, no obstante, que invitasen a Padilla a alguna tertulia. En TVE tienen una baja tras la salida de Alfonso Rojo. Lo mismo les encaja bien.

El de tertuliano es un puesto que se cotiza al alza. Se necesitan muchos en televisión y cada vez se apuntan más al carro. Ayer, sin ir más lejos, estaba Arantxa de Benito en 'Espejo Público' opinando sobre la desaparición de Diana Quer. Dijo que hay gente joven que se distrae por el «cancaneo de una noche». Cualquier savia nueva es bienvenida.