Diario Sur

EMMYS Y MOVISTAR

Menudo cabreo ha generado esta semana Movistar a los más seriéfilos, sobre todo a los que pagan religiosamente siete euros más cada mes para poder seguir los distintos canales dedicados a este formato. Son ellos los más interesados en conocer qué títulos ganan este año los premios Emmy y por ello no daban crédito cuando la plataforma anunció que emitiría la ceremonia de estos galardones (en la madrugada de domingo a lunes) en uno de sus canales de películas, Movistar Estrenos. Es decir los abonados a las series se quedarían sin ver la gala, a no ser que tuviesen contratado también el paquete de cine. La incongruencia era del mismo calibre a si el sorteo de la Champions se ofrece en el canal de toros o una corrida de San Isidro en uno de deportes. Lógicamente los usuarios protestaron y el error fue enmendado. Finalmente la entrega se verá también en Movistar Series Xtra, donde tiene mucha más lógica que vaya. Los adictos a la ficción pueden estar tranquilos, porque podrán trasnochar a gusto para ver si cumplen las apuestas y las favoritas, 'Juego de tronos' y 'American Crime Story', arrasan o si, por el contrario, dan la sorpresa otras propuestas, como 'Mr. Robot' o 'The Americans'.

Ha hecho bien Movistar en reaccionar tan rápido porque se le avecinan tiempos difíciles y debe asegurarse la permanencia de sus clientes. Netflix le está comiendo un terreno enorme, gracias a los títulos potentes de que dispone en exclusiva ('Stranger things', 'Narcos', 'The Get Down'...) y, sobre todo, a sus económicas tarifas. HBO desembarcará en España muy pronto, por lo que será ella misma la que suministre sus producciones más célebres. La plataforma de Telefónica se queda sin material atractivo. Ante esta perspectiva esta semana firmó un acuerdo con la emisora estadounidense Showtime para distribuir sus contenidos, algunos tan jugosos como el regreso de 'Twin Peaks' o la ficción protagonizada por Paul Giamatti y Damian Lewis, 'Billions'. Habrá que ver si es suficiente reclamo para una operadora, a la que le va a tocar mimar más a sus fieles para retenerlos.