Las tres claves del éxito de ‘El cuento de la criada’

Portada del libro 'El cuento de la criada' / SUR

La serie de Hulu, que transporta al espectador a un futuro distópico, fue la principal ganadora de los Emmy

Jon Sedano
JON SEDANOMálaga

EEUU sufre una serie de atentados terroristas de suspuesto origen islámico. El gobierno cambia y un grupo teócrata se hace con el poder, instaurando un régimen de fanáticos religiosos donde las mujeres fértiles son sometidas hasta ser convertidas en meros vientres de alquiler. De la noche a la mañana, el mundo, tal y como lo conocíamos, ha cambiado de forma radical. Aunque pueda parecer una distopía creada en la actualidad, ‘El cuento de la criada’ ('Handmaid's Tale' en inglés) tiene más de 30 años. Su autora, la escritora canadiense Margaret Atwood, decidió plasmar en la novela las posibles consecuencias de un gobierno teócrata.

32 años después de la publicación del libro, en abril de 2017, la plataforma de streaming Hulu comenzó a emitir la adaptación televisiva (a España llegó mediante HBO). Una serie que con solo diez episodios ya ha logrado convertirse en un referente feminista y lograr alzarse como gran ganadora de los Premios Emmy de este año. Pero, ¿cuáles son las claves del éxito de ‘El cuento de la criada’?

Relato distópico

Las distopías, futuros con sociedades caracterizadas por su parte negativa, funcionan muy bien. George Orwell creaba su visión del Gran Hermano en la novela ‘1984’ y poco después, Ray Bradbury mostraba un mundo que atacaba a la literatura en ‘Fahrenheit 451’. Ambas historias tienen algo en común con ‘El cuento de la criada’: muestran una sociedad donde la libertad del individuo ha desaparecido.

Pero en el caso de la obra de Atwood, la situación actual que se está viviendo en el mundo le ha dado un plus de veracidad. El miedo a que lo que se cuenta pueda llegar a ocurrir convierte a ‘El cuento de la criada’ en un relato escalofriante y terrorificamente cercano, que retrata la crudeza del ser humano. Los supuestos ataques terroristas de origen islámico a EEUU hacen que el pueblo dé poder a grupos de fanáticos religiosos que crean un mundo totalmente controlado bajo el nombre de Galaad. Una especie de Gran Hermano que se rige al margen del resto de la Tierra. Nadie puede oponerse a él. Los derechos de las personas están por debajo del mensaje principal, originando un estado dictatorial que tiene similitudes con el que ellos temían.

Historia feminista

La presencia de la mujer en la ficción se está alejando del rol secundario que tenía para dar paso a papeles principales que distan mucho del estereotipo de mujer débil. En el caso de ‘El cuento de la criada’ toda la historia se crea en torno a Defred (Offred en inglés), interpretada por Elisabeth Moss.

La infertilidad que ha asolado al mundo hace que las mujeres que puedan dar a luz se conviertan en criadas, cuyo principal objetivo es tener hijos. Una especie de concubinas que deben tener relaciones sexuales mediante una ceremonia en la que no hay contacto físico más allá de la penetración y donde está también presente su ama. El acto es una demostración de cómo en ese mundo distópico las mujeres han perdido su personalidad y son sometidas hasta ser tratadas como simples objetos. Sus amos las utilizan con un fin, como si de herramientas se tratara, sin tener en cuenta sus sentimientos o pensamientos.

A este punto hay que sumarle el resto de prohibiciones que se dan en Galaad: la homosexualidad es común a todos y está castigada con la pena de muerte, mientras que en el caso de las mujeres, no pueden ni leer, ni trabajar, además de que les controlan cuánto gastan y en qué.

En mitad de ese siniestro planteamiento, Defred hace lo posible por no perder su personalidad y cordura. Asimismo, tanto la novela como la serie hacen uso de un recurso narrativo conocido como flashback, donde se van contando hechos anteriores hasta llegar al presente. Gracias a ellos se puede ver cómo la sociedad, por miedo a los ataques terroristas, fue cediendo derechos y a su vez, cómo los gobernantes fueron beneficiándose de ellos. Primero intervinieron las cuentas de las mujeres. Luego…

Excelentes interpretaciones

‘El cuento de la criada’ cuenta con un plantel de actores excelente, como demuestran los recientes Premios Emmy. Su principal protagonista, Elisabeth Moss, se ha hecho con el premio a la mejor actriz de serie dramática, mientras que Ann Dowd (Tía Lydia en la serie), ha logrado el premio a mejor actriz de reparto.

Moss ya había logrado ocho nominaciones, pero hasta ahora no había conseguido alzarse con el galardón. Junto a estas dos grandes actrices, que interpretan a personajes tan dispares, encontramos a Joseph Fiennes, un comandante y alto funcionario del Gobierno que luchará contra sus propios instintos. El actor, pese a no haber sido premiado por el papel, tiene a sus espaldas otras nominaciones, sobre todo por la película ‘Shakespeare in Love’. A su lado, su esposa en la ficción, Yvonne Strahovski, logra trasladar a la serie la imagen de mujer de carácter que debe someterse y hacer lo posible por mantener intactas sus creencias.

Los cuatro actores principales logran convencer al espectador de la realidad de la distopía presentada, mientras que el gran elenco de secundarios afianzan aún más este hecho.

Fotos

Vídeos