La trastienda de los BIC

Tras algunas fachadas bien cuidadas aparece el más que mejorable estado de conservación de numerosos edificios de Málaga declarados Bienes de Interés Cultural

La parroquia de Santiago luce su fachada principal recién restaurada mientras el muro lateral aparece con pintadas, parcheados y cables. /Salvador Salas
La parroquia de Santiago luce su fachada principal recién restaurada mientras el muro lateral aparece con pintadas, parcheados y cables. / Salvador Salas
Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Esta mañana el pollo entero está a 2,70 euros el kilo, hay hasta ocho tipos de bocadillo en «viena grande» por 1,30 euros, un pescadero limpia boquerones (3 euros/kilo) con la camiseta oficial del Málaga puesta y un remolino de cables del tendido eléctrico se hace un ovillo en la fachada del Mercado de Salamanca. El edificio está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2007 y, por tanto, sometido en teoría a la máxima protección patrimonial. Sin embargo, su estado general resulta bastante mejorable.

El Mercado de Salamanca y el Convento de la Trinidad ocupan el extremo más preocupante en el baremo del estado de conservación de los BIC en Málaga. El asunto lo ha devuelto estos días a la actualidad la intervención del artista francés Invader, que ha colocado 29 mosaicos repartidos por la capital, 15 de ellos en el Centro Histórico de la capital y dos de ellos en sendos edificios declarados BIC. El resultado ha sido la petición de la Junta de Andalucía –responsable de velar por el patrimonio histórico– al Ayuntamiento para la retirada de los 15 mosaicos del casco antiguo. El Ayuntamiento ha aceptado el encargo, que aún no tiene fecha de ejecución.

En la provincia llaman la atención el abandono de los Dólmenes y el olvido de los yacimientos fenicios de Vélez y Acinipo en Ronda

La mecha de la polémica en torno a Invader prendió con un caso concreto: su pieza con forma de mujer vestida de gitana en el Palacio Episcopal, declarado BIC, que motivó la denuncia del Obispado de Málaga (propietario del inmueble) que activó todo el mecanismo administrativo que ha desembocado en la orden de retirada de 15 piezas. Y el caso del Episcopal sirve además para ilustrar el estado general de muchos de estos bienes: la fachada principal suele lucir en buen estado, otra cuestión es el resto del inmueble.

Iglesia de Santiago Una reciente y deslucida restauración

Catorce meses de trabajo y un presupuesto de 730.000 euros han devuelto el esplendor perdido a la iglesia de Santiago situada en la calle Granada y declarada BIC en 2006. Sin embargo, la restauración interior y exterior del inmueble ofrece el triste contrapunto de las pintadas que ocupan casi toda su fachada en la calle Santiago, así como la parte de instalación eléctrica con un cajetín de plástico derretido.

Catedral y Palacio Episcopal Mejoras pendientes en algunas fachadas

El primer templo de la capital está inscrito como BIC nada menos que desde 1931. El flujo de turistas es constante y creciente en jornada de cruceros. Eso sí, su imponente aspecto deja los lunares de cables tendidos en su fachada exterior y de algunos desperfectos externos en el muro contiguo a la iglesia del Sagrario. Algo parecido sucede con el Episcopal, que por ahora sigue acogiendo a la gitana de Invader.

Ateneo, Sociedad Económica, Iglesia del Santo Cristo El último en llegar y con cables en la fachada

Las dependencias del antiguo colegio jesuita de San Sebastián se la reparten ahora en la plaza de la Constitución y la calle Compañía el Ateneo de Málaga, la sede de la Sociedad Económica de Amigos del País, la iglesia del Santo Cristo y el Colegio Prácticas Número 1. El conjunto ha sido una de las últimas inscripciones en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz (fue declarado BIC en noviembre de 2016), si bien ofrece diversos clases eléctricos en varias de sus fachadas, cajas de instalación eléctrica, así como machas de pintura en uno de sus muros laterales.

Cables en la fachada principal del Mercado de Salamanca y aparatos de aire acondicionado en el edificio bautizado como ‘El Desfile del Amor’. / Salvador Salas

Mercado de Atarazanas Un grafiti en la puerta mozárabe del siglo XIV

El 8 de septiembre de 1979 era declarada Bien de Interés Cultural la puerta de época mozárabe del Mercado de Atarazanas, único elemento original de la construcción de época nazarí (siglo XIV), que ofrece en su parte inferior izquierda un grafiti que desluce su aspecto.

El Antiguo Conventode la Trinidad El abandono de una joya arquitectónica

El caso más sangrante relacionado con el estado de un BIC en Málaga llega desde el antiguo Convento de la Trinidad, fundado por los Reyes Católicos en el campamento de la reina Isabel durante el asedio a la ciudad en 1487. El inmueble cuenta con la máxima protección patrimonial desde 1980, lo que no ha impedido su paulatino abandono por parte de la Junta de Andalucía, propietaria del recinto, hasta desembocar en su preocupante estado actual, con los muros exteriores llenos de grafitis, las ventanas y puertas tapiadas para evitar expolios que ha sufrido en varias ocasiones.

Abandono del Convento de la Trinidad. La gitana de Invader en el Palacio Episcopal. Graffiti en Atarazanas / Salvador Salas

Mercado de Salamanca Más de cinco años esperando una reforma

Construido a partir de 1923 y declarado BIC hace una década, el Mercado de Salamanca lleva cinco años esperando una necesaria rehabilitación. El tendido eléctrico cruza la calle Salamanca hasta la portada principal del edificio, las grietas se suceden por las cuatro fachadas, lo mismo que los grafitis y las pintadas.

La Malagueta Pintadas y parcheado en las fachadas exteriores

Diversas pintadas rojas y desconchones se suceden en el perímetro exterior de la plaza de toros de La Malagueta, declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento en 1981.

La plaza de toros, calle Santa María. Detalle de la Catedral. Acinipo, en Ronda, se encuentra en estado de abandono desde hace años por parte de la Junta. / S. Salas/ SUR

El desfile del amor Aparatos de aire acondicionado y desconchones en la fachada

El edificio de viviendas proyectado por José Joaquín González Edo en 1935 en la esquina entre el Paseo de Reding y la calle Cervantes representa uno de los ejemplos más destacados de la arquitectura del movimiento moderno en Málaga. Inscrito en octubre de 2006, junto a otros edificios próximos, en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, el inmueble ofrece en sus fachadas exteriores diversas instalaciones de aire acondicionado, incluso una farola fijada a su fachada en el Paseo de Reding.

Torremolinos y Benalmádena Torres de vigilancia sin la debida protección

En los municipios costeros, donde muchos de los monumentos declarados BIC son torres levantadas hace siglos para la vigilancia de la zona, la situación no es precisamente alentadora. Benalmádena cuenta con tres fortificaciones vigía. El estado de Torremuelle ha sido denunciado por los vecinos. La Torre Bermeja no corre mejor suerte ni Torrequebrada.

La Torre Pimentel, el monumento más simbólico de Torremolinos, permanece desde hace años asediada por cartelería y cerramientos de terrenos colindantes, una situación que atenta contra la Ley del Patrimonio Histórico. El Ayuntamiento de Torremolinos solicitó financiación europea para rehabilitar la torre e impulsar la imagen de la zona, pero los fondos fueron denegados.

Vélez-Málaga Del centro histórico a los yacimientos

El Gobierno central, a través del Ministerio de Hacienda, acaba de seleccionar en la segunda convocatoria de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (Edusi) un proyecto presentado por el Ayuntamiento de Vélez-Málaga, que ha obtenido 10 millones de euros, para recuperar su centro histórico, declarado BIC. Aunque se trata de una buena noticia, hay otros BIC en el municipio que llevan años pidiendo a gritos una actuación para garantizar sus preservación. Este es el caso de la antigua ermita de San Sebastián, un inmueble de finales del siglo XV que en la actualidad se encuentra en estado de ruina.

Sin embargo, la situación de los yacimientos fenicios ubicados en el Bajo Vélez como Toscanos o Cerro del Mar son los que más preocupación despiertan entre los historiadores locales. Colectivos como la Sociedad Amigos de la Cultura (SAC) han pedido que sean recuperado y puesto en valor dad la importancia que tienen. Durante los siglos VIII y VI a. C. la costa veleña conoció una de las mayores aglomeraciones fenicias del Mediterráneo.

cinipo, en Ronda, se encuentra en estado de abandono desde hace años por parte de la Junta. Frigiliana, su casco antiguo está considerado BIC. Torre vigía de Torrox / SUR/ E. Cabezas

Rincón de la Victoria, Nerja y Frigiliana Cueva de Nerja, exponente de conservación de un BIC

En Rincón de la Victoria, al margen del complejo de Cuevas del Cantal Alto, son BIC la Casa Fuerte Bezmiliana, que desde 1992 se usa como sala de exposiciones, y las torres vigías de Torre de Benagalbón y El Cantal. Estas fortificaciones están en un correcto estado de conservación, aunque como ocurre en muchas de las otras que jalonan la costa malagueña, no les vendría mal una restauración.

En Nerja se rehabilitó hace un lustro la torre vigía de Maro, pero otras como las de la Alberquilla o La Torrecilla están semiderruidas. El Acueducto del Águila es otro ejemplo de BIC rehabilitado, ya que está dentro del ámbito de protección del paraje pintoresco de Maro. La cercana Cueva de Nerja es, sin duda, el mejor exponente de conservación de un BIC en la Axarquía, que se conjuga con la labor de investigación.

El casco histórico de Frigiliana también tiene la categoría de BIC, por el buen estado de conservación del trazado árabe de sus calles y sus casas encaladas. El esfuerzo de los vecinos y la vigilancia del Ayuntamiento, que desde los años ochenta aprobó una ordenanza, han contribuido a proteger este entorno, que atrae cada día a centenares de turistas.

Ronda El olvido de Acinipo frente al esplendor del casco antiguo

En el caso de Ronda, hay ejemplos de todo tipo. Por un lado, la histórica plaza de toros, que gestiona la Real Maestranza de Caballería de Ronda (RMR), y la Colegiata de Santa María de la Encarnación la Mayor, en manos del Obispado de Málaga, gozan de un buen estado de conservación. En Santa María, además, se ha ampliado la oferta recientemente haciendo visitables parte de sus cubiertas exteriores. Los Baños Árabes, cuya gestión cedió la Junta al Ayuntamiento, están siendo actualmente objeto de trabajos de conservación. La Ermita de la Oscuridad, en manos privadas, aunque no está abierta al público con carácter general (solo puntualmente) también se mantiene en muy buen estado. 

En la otra cara de la moneda están el yacimiento arqueológico de Acinipo, situado a unos 20 kilómetros de Ronda, que está en estado de abandono por parte de la Junta de Andalucía desde hace años. Su puesta en valor es una demanda histórica del municipio. Recientemente la Junta ha anunciado que invertirá casi 100.000 euros. El espacio ha sufrido expolios, falta de vigilancia, presencia de animales... y se han generado las quejas por el cierre durante buena parte de cada mes. 

El conjunto histórico de Ronda también está declarado BIC e, igualmente, no está en el mejor estado de conservación. De hecho, el Ayuntamiento quiere ponerlo en valor, entre otras medidas, restringiendo el tráfico. El espacio, que ocupa un tercio del núcleo urbano, cuenta con edificios abandonados, no ofrece servicios a los visitantes...  

La necrópolis de la Planilla también constituye otro ejemplo aberrante, ya que los restos, junto a una urbanización pasan desapercibidos: ni cuentan con protección, ni vallado, si señalización... llegando a ser desconocidos incluso para muchos rondeños. 

Como curiosidad, el Ayuntamiento solicitó la declaración específica para el Puente Nuevo sobre el Tajo sin que ello se haya materializado.

Antequera El abandono de los Dólmenes

Los dólmenes de Menga y de Viera fueron los primeros protegidos en 1923. Desde hace 94 años, la cifra se ha ido incrementando hasta los 29 actuales, entre vestigios arqueológicos, fortalezas, iglesias, parajes y palacios señoriales.

De ellos, los hay que esperan una gran actuación de mejora, como son los tres dólmenes, que son los BIC más visitados de Antequera y que se mantienen en una situación más que precaria pese a su declaración hace menos de un año como Patrimonio Mundial por parte de la Unesco.

En cuanto a iglesias, desde los Remedios a San Francisco, pasando por el Carmen, San Juan de Dios, Santa María o Madre de Dios, esta última más de diez años cerrada desde que se fueron las monjas, a expensas desde entonces que se vuelva a abrir para un nuevo uso. Las casas señoriales, como las de las Escalonias o Villadarias, tienen la suerte que la protección BIC las perdura en el tiempo y evita que con el paso de los años se les dé otro uso o se vengan abajo.

Marbella Asuntos pendientes en el patrimonio arqueológico

Los Bienes de Interés Cultural (BIC) que existen en Marbella han corrido distinta suerte desde su catalogación por parte de la Junta de Andalucía. Las seis torres almenaras que jalonan la costa marbellí y que gozan de esta protección están todas en buen estado de conservación tras la rehabilitación capitaneada por la Dirección General de Costas hace una década, excepto una de ellas, Ancón, que es de titularidad privada.

También son BIC las dos fortalezas con las que cuenta el municipio, el castillo de Marbella y de Alicates, ambos en estado de ruina. El primero de ellos, está dotado de un Plan Director desde el año 2010, pero aún no ha sido ejecutado. El documento, que contempla las líneas básicas para la conservación y la difusión del yacimiento, pone de relieve la necesidad de investigar y llevar a cabo trabajos de investigación, que se realizaron desde el punto de vista paramental y topográfico en el último año.

Dentro de los ejemplos de arquitectura civil protegidos, Marbella cuenta con el Hospital Bazán, una importante construcción del siglo XVI, situado en el corazón de Marbella y en buen estado de conservación tras convertirse en sede del Museo del Grabado Español Contemporáneo en 1992.

Por último, entre los yacimientos destaca Cerro Colorao, una ciudad prerromana que salió a flote durante un proceso de urbanización y que fue excavada parcialmente de urgencia. Ahí se quedaron los estudios. El Museo Provincial alberga un tesorillo de este enclave. Los tres últimos yacimientos declarados BIC están abiertos a la visita del público, aunque sólo la Villa Romana de Río Verde está totalmente rehabilitada y protegida tras labores de recuperación en 2013. Las termas romanas se encuentran en estado de ruina, mientras que la Basílica Paleocristiana de Vega de Mar ha sido objeto de trabajos de conservación y excavación que están inconclusos.

En esta información han colaborado Alberto Gómez, Agustín Peláez, Eugenio Cabezas, Antonio J. Guerrero, Vanessa Melgar y Nieves Castro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos