El tirón de la 'marca Unesco' en los Dólmenes

Un grupo de visitantes accede al dolmen de Viera. :: jon nazca. reuters

La afluencia al recinto arqueológico crece un 57,78% en los últimos doce meses, espoleada por el mayor número de usuarios españolesEl conjunto antequerano gana 79.460 visitantes un año después de ser distinguido como Patrimonio Mundial

ANTONIO JAVIER LÓPEZ ANTEQUERA.

La amenaza se ha cumplido con creces. La Agencia Estatal de Meteorología anunciaba a primera hora de la mañana temperaturas de hasta 38 grados, pero es la una de la tarde y el termómetro del coche dice que son 43. A la sombra. Claro que no hay nada como estar de vacaciones para volverse inmune a la mayoría de los males cotidianos. «La verdad es que tenemos menos calor del que pensábamos. ¡Nos lo habían puesto tan mal que al final no nos parece para tanto!», bromea debajo de su sombrero negro Johnas, un turista austriaco que cruza junto a su mujer, Astrid, el caminito a pleno sol que separa los dólmenes de Menga y Viera del centro de recepción de visitantes.

Johnas y Astrid admiten que han llegado hasta la ladera de las construcciones milenarias atraídos por el marchamo de la Unesco. «Vimos un documental en la televisión y nos pareció fascinante, pero la verdad es que en vivo resulta todavía más espectacular», comenta Astrid. Ambos están alojados en Benalmádena, hoy han visitado Antequera y los Dólmenes, mañana tocará Córdoba y, pasado, Granada. «Si no nos quedamos en la playa», guiña Johnas antes de meterse en el pequeño Fiat 500 de color blanco que han alquilado para estos días.

La pareja de visitantes foráneos ilustra el extraordinario efecto que la 'marca Unesco' ha tenido en la afluencia al Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera. El primer aniversario de la distinción llegará mañana y, con él, lo hacen los primeros balances. A saber: el número de visitas ha aumentado un 57,78% hasta ganar 79.460 usuarios en un año, según las estadísticas facilitadas por la Consejería de Cultura, que gestiona el recinto.

A la luz de los datos, el 'efecto Unesco' en el conjunto megalítico tiene un marcado protagonismo de los visitantes españoles y se aprecia sobre todo en los meses inmediatamente posteriores a la declaración del 15 de julio del año pasado. Tanto es así, que desde esta fecha hasta finales de año, los Dólmenes sumaron 46.681 visitantes más que en el ejercicio anterior. Incluso en los meses de mayor canícula se registraron incrementos notables.

De este modo, justo después de la distinción de la Unesco la afluencia casi triplicó a la censada en la segunda mitad de julio del año anterior para llegar hasta los 7.232 usuarios. En la misma línea, agosto dejó 9.465 visitantes más y septiembre, 4.995. Ya metidos en meses menos severos en el termómetro, octubre registró 8.540 usuarios más que en 2015; noviembre, 8.760 y en diciembre el recinto arqueológico ganó 9.765 visitantes.

Público nacional

Al comparar los años naturales de 2016 y 2015 se comprueba cómo la distinción como Patrimonio Mundial ha calado sobre todo entre el público nacional, que se incrementa en un 78,68% para pasar de 82.952 a 148.222 usuarios. Poniendo la lupa en la audiencia más cercana, el número de andaluces que pasaron por los Dólmenes crece de 60.637 hasta 101.160, si bien su porcentaje respecto al total de la audiencia baja del 73% de 2015 al 68,24% del año pasado.

En cuanto a los visitantes foráneos, el porcentaje global aumenta un 52,24%. Aquí el protagonismo se lo llevan los europeos, que incrementan su presencia un 53,06% (de 20.785 a 31.814), mientras que el número de usuarios procedentes de otros países sube un 46,27% (desde los 2.846 hasta los 4.163).

Fotos

Vídeos