El Thyssen de Málaga se asoma a los abismos de Goya y Ensor

La muestra podrá visitarse hasta el 28 de enero. /Salvador Salas
La muestra podrá visitarse hasta el 28 de enero. / Salvador Salas

La pinacoteca enfrenta la crítica social de ambos autores a través de sus grabados

ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Una reunión de seres burlones y grotescos se sienta a la mesa en 'Los buenos jueces' (1894). Una muchedumbre de rostros deformados aflora en 'La entrada de Cristo en Bruselas en 1889' (1898). Ni dios ni patria ni títere con cabeza en los grabados de James Ensor. Deformidades muy parecidas un siglo antes, en 'La lealtad', 'Porque esconderlos' y 'Duendecitos', algunos de los 'Disparates' de Francisco de Goya. Autores separados por el tiempo y muy unidos en una crítica social cuajada, sobre todo, en su obra gráfica. Un “cruce de miradas” inédito hasta la fecha que ahora plantea el Museo Carmen Thyssen Málaga en una exposición de pequeño formato y gran enjundia.

La Sala Noble de la pinacoteca malagueña reúne 40 grabados del aragonés junto a 12 piezas del artista belga en un montaje que pone ante la mirada del espectador la valentía de ambos creadores ante la censura política y eclesiástica. “Tanto Goya como Ensor desatan su alma en la obra gráfica. En el caso de Goya, por ejemplo, hay una gran diferencia entre su obra como pintor de cámara de la Corte y estos grabados llenos de crítica social”, ofrecía esta mañana la directora artística del Thyssen de Málaga, Lourdes Moreno, durante la presentación de la muestra que podrá visitarse hasta el próximo 28 de enero.

Moreno ha reivindicado además la vertiente “novedosa” de esta exposición “a la hora de poder en relación la obra de Goya y Ensor”. Un vínculo estrechado en la feroz crítica social desplegada por ambos artistas, uno en el siglo XVIII y otro, en el XIX y el XX. “Ambos, además, forman parte del grupo de artistas sobre el desasosiego”, ha acotado Moreno sobre una muestra sombría y lúgubre en las piezas y luminosa en las relaciones formales e intelectuales entre ambos artistas.

Esos vasos comunicantes quedan evidenciados en un montaje que hace convivir las propuestas de ambos autores. Ahí están, por ejemplo, las 'Máscaras (La muerte coqueta)' (1922) de Ensor colgadas junto al 'Disparate de miedo' y al 'Disparate cruel' (1816-1819). Los mismos rostros desencajados, el mismo trasfondo social bajo las caricaturas siniestras, la misma visión descarnada del hombre y de la sociedad, la misma derrota de la razón frente a la superstición, la misma debacle de la solidaridad ante el pillaje moral.

La exposición

Título.
'Goya-Ensor. Sueños al vuelo'.
Lugar.
Museo Carmen Thyssen. C/ Compañía, 10.
Fecha.
Hasta el 28 de enero.
Horario.
De martes a domingo, de 10.00 a 20.00 horas.
Entradas.
Colección, 6 euros; exposición temporal, 4,50 euros; Sala Noble, 2 euros (gratuita con las entradas a la colección y/o la muestra temporal).

Obras planteadas también como postales didácticas, como el mismo Goya reivindicó para sus 'Caprichos' y 'Disparates' y como la directora artística del Museo Carmen Thyssen ha recordado esta mañana en la exposición que cuenta con fondos goyescos procedentes del Museo de Bellas Artes de Córdoba y con el patrocinio del bufete Daniel Pastor Abogados. Además, Moreno ha destacado el carácter pionero de la obra de Goya en el aspecto formal, ya que el artista aragonés trabajó el aguafuerte y el aguatinta para después realizar retoques con el buril, técnica muy poco frecuente como ha destacado Moreno.

Y más espejos. 'Modo de volar' de Goya junto a 'Cristo atormentado por los demonios' (1895) y 'El ángel exterminador' (1889). “Por su crudeza, los grabados de Francisco de Goya y James Ensor hoy siguen siendo capaces de conmover y sorprender al espectador. Y como muestra, esta invocación al sombrío mundo de los sueños por parte de ambos maestros, con su indudable magisterio técnico en la estampación –portentoso dominio del dibujo y de los efectos lumínicos–. Una vehemente claridad al alcance de pocos artistas”, añade Moreno desde el texto que acompaña a la nueva exposición del Thyssen de Málaga.

Fotos

Vídeos