‘This War of Mine’, el juego de mesa que te enseña la crudeza de la guerra

Imagen icónica de la saga 'This War of Mine'./SUR
Imagen icónica de la saga 'This War of Mine'. / SUR

El galardonado videojuego traslada su experiencia a otro formato donde tendremos que ir eligiendo opciones para sobrevivir en una ciudad asediada

Jon Sedano
JON SEDANOMálaga

Con los juegos de mesa se aprende. Algunos enseñan finanzas o gestión de recursos, otros a trabajar en equipo y en el caso de ‘This War of Mine’, lo dura que es la guerra para los civiles. La historia de este juego se remonta a noviembre de 2014, cuando la desarrolladora 11 bit studios lanzó al mercado un videojuego que proponía sobrevivir en la Guerra de Bosnia. En solo dos días de venta, la empresa ya había recuperado el coste total. La crítica lo recibió con muy buenos ojos y eso motivó que a comienzos de 2016 se lanzara una campaña de mecenazgo en Kickstarter para portarlo a juego de mesa. De nuevo, el proyecto superó con creces las expectativas y ahora es una realidad.

Aunque nació como campaña de mecenazgo, a España acaba de llegar de la mano de Edge, una de las principales distribuidoras de juegos de mesa de nuestro país. Ahora bien, ¿ha conseguido esta versión trasladar la esencia de su homónima digital? Rotundamente sí, e incluso la mejora.

Si ya de por sí es difícil portar un videojuego a juego de mesa y que funcione (existen contados casos), que encima logre transmitir la sensación de ser superviviente en una guerra complica aún más la tarea. Pero lo han conseguido. Aquellos que hayan jugado al videojuego verán aquí una experiencia muy similar y los que no hayan tenido contacto previo, encontrarán una especie de experiencia cooperativa con altas dosis de los clásicos libros ‘Elige tu propia aventura’.

Componentes del juego de mesa.
Componentes del juego de mesa. / Edge

En la guerra, no todos son soldados

Pensado como una aventura de supervivencia de 1 a 6 jugadores (sí, se puede jugar en solitario) mayores de edad, la estructura se divide en siete pasos muy lógicos, que van desde el amanecer hasta la noche. Durante el día, los personajes irán haciendo acciones según su estado. Es decir, si alguno está enfermo, tiene hambre o está muy cansado, podrá moverse menos, mientras que por el contrario, quienes mejor estén podrán hacer más cosas. Esto lleva a tener que decidir en cada momento si se opta por intentar ayudar a todos o si por el contrario es preferible mantener en mejor estado a los más fuertes. Un dilema que será constante durante toda la partida.

Uno de los dos tableros que representan el refugio.
Uno de los dos tableros que representan el refugio. / SUR

Las acciones se centran en construir herramientas para obtener recursos, que harán falta para poder sobrevivir, descansar si el personaje está muy mal o mejorar el refugio. Una vez que se ha hecho de noche, habrá que decidir quién se queda haciendo guardia o quién sale a buscar por la ciudad (de día somos objetivo claro para los francotiradores). Así, quienes abandonen el refugio tendrán que ir levantando cartas con textos, que nos irán narrando la historia. A veces tendremos suerte y encontraremos cosas útiles, otras en cambio podremos toparnos con supervivientes: algunos querrán trapichear, otros huir y otros tal vez matarnos. Al regresar a la casa, habrá que hacer frente a la dura noche: incursiones nocturnas, frío, falta de comida y enfermedades entre otras crudezas que la guerra deja a su paso.

Toda esta trama es aderezada mediante un libro con más de 1.900 entradas. De esta forma, al levantar una carta esta puede que nos haga leer un punto concreto, que se buscará en el libro. Allí ampliaremos la historia y nos enviará a otro punto o de vuelta al juego. Por ejemplo, en el punto 1647 leemos: "Una bala atraviesa la blanda madera de la puerta; el impacto proyecta astillas por todas partes. Un par de centímetros a la derecha y habría un cadáver en el suelo. ¡Cristo, qué cerca ha estado...! Elige entre: '¡Esa bala es un símbolo de nuestra buena suerte! Podemos extraerla... (devolved una carta de Exploración y consultad el punto 1190)' o '¡Ni siquiera deberíamos estar aquí! Rápido, movámonos (De vuelta a la partida)'". Gracias a este sistema se consigue ampliar en gran manera la inmersión en el juego, así como hacer cada partida totalmente diferente a la anterior.

Asimismo, los personajes que podemos llevar en el juego (los jugadores se turnan en las decisiones, no llevan a uno cada uno) tienen cada uno su propia forma de ser y sus vícios e inquietudes. Esto hace que algunos necesiten consumir cigarrillos o café para evitar caer en depresión, mientras que otros lo harán si se toman decisiones de dudoda moral.

Por último, es interesante que algunas cartas nos dan la opción de ser retiradas del juego si preferimos evitar textos dramáticos o que cuenten hechos demasiado cruentos. Además de la versión normal, ‘This War of Mine’ incluye dos modos de juego adicionales con reglas especiales que lo hacen aún más difícil. Con una duración estimada de entre 45 minutos y 2 horas por partida y un precio recomendado de 69,95 euros, sobrevivir a la campaña se convierte en una tarea ardua digna de los más intrépidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos