En este teatro no asustan las tetas

Mercader recrea 'La piedad' como imagen de TETAteatro. :: Juan Mir

TETAteatro propone obras y conciertos para adultos donde sea natural dar el pecho, que los pequeños se levanten de la silla o que alguno lloreLa actriz Tania Mercader proyecta desde Málaga un espacio escénico para padres acompañados de niños

REGINA SOTORRÍO MÁLAGA.

Hay una etapa muy concreta en la vida de la mujer en la que toda actividad social y cultural está vetada. Porque, ¿se puede dar el pecho a un niño mientras se asiste a una función de teatro? ¿y entrar al cine con un bebé? Inténtelo. Si le dejan (que no suele ocurrir salvo en sesiones específicas), es probable que más de uno le dedique una mirada juzgadora. Tania Mercader lanzó esa pregunta hace seis años en las redes sociales al poco de ser madre y descubrir que ya no era bienvenida en lugares a los que antes era asidua. Y ahí empezó todo. Actriz de profesión, comenzó a darle vueltas a una idea que le costó que muchos entendieran, pero que poco a poco suma adeptos: crear un espacio para las artes escénicas donde no 'asuste' una teta dando de mamar a un niño ni moleste ese pequeño que se levanta de su silla porque tiene que ir al baño o porque simplemente se aburre. Ese concepto se llama TETAteatro y estará presente en obras teatrales y en la programación infantil de Microteatro.

«Aquí es bienvenido todo lo que es natural dentro de la crianza. Porque resulta que si suena un móvil en una sala se entiende como algo normal, pero si el niño se pone a llorar todo el mundo te mira», argumenta Mercader, zaragozana de origen malagueño. El proyecto acaba de tomar impulso al ser seleccionado por el Centro de Innovación Social La Noria para desarrollarse en su incubadora.

Lleva cuatro andando en forma de talleres donde padres e hijos juegan y se divierten juntos a través de las herramientas teatrales, pero ahora le ha llegado el momento de dar el salto a la gestión y creación de propuestas culturales para adultos con niños. En el co-working de La Noria cuenta con una oficina, formación empresarial y asesoramiento para sacarlo adelante. Además, a partir de septiembre, podrá usar la sala del centro para impartir los talleres que hasta ahora ha dado de un colegio a otro.

También por esas fechas se estrenará la esencia de TETAteatro, un nombre que pone el acento tanto en la crianza como en la feminidad. Tania Mercader se hará cargo de la programación infantil de Microteatro Málaga (calle San Juan de Letrán) y la pondrá en marcha en esas salas de 15 metros cuadrados y para 15 personas. Cada domingo de la semana habrá una actividad diferente (charlas, teatro, magia, talleres, obras infantiles...), pero al menos una vez al mes se organizará un concierto o una función para padres que no quieren separarse de sus hijos. Comenzará el 17 de septiembre con un concierto de bossa-nova y jazz a cargo de Teresa Alba. Es un repertorio pensado para adultos pero agradable también para los pequeños, y sin ataduras de ningún tipo ni para unos ni para otros.

Al principio no todos comulgaban con su propuesta. «Las madres tenemos mucha presión social de que eso no puede ser, de que con el niño no se puede», lamenta. Una resistencia que, admite, también encontró entre madres actrices, para quienes esas circunstancias especiales pueden desconcentrar de la interpretación. «Y es verdad que puede ser complicado, pero es que eso también nos pasa con los adultos. Suenan móviles, se ilumina la pantalla, lo comentan todo con el compañero... incluso en una función hubo una señora que nos hablaba directamente a los actores. Nadie les regaña, pero si fuera un niño lanzarían una mirada inquisidora hacia la madre», reflexiona.

La filosofía TETAteatro está pensada para que las madres «no se vean recluidas y apartadas» de la vida social y cultural por querer estar junto a sus hijos, pero también tiene un fin didáctico para los más pequeños. «Estamos sembrando el germen de la cultura teatral en los niños porque se acostumbrarán desde pequeño a ver obras de todo tipo», explica. Los adultos sin hijos son bienvenidos a todas las iniciativas, «siempre que sepan que es un espacio de cuidado y respeto hacia padres y niños, que algunos llorarán y otros estarán jugando».

Mientras tanto, Mercader continúa dando forma al que será el primer debut teatral bajo el sello TETAteatro. En la próxima temporada estrenará, en un escenario aún por confirmar, 'La historia de amor del siglo', de la autora finlandesa Märta Tikkanen, un monólogo que dirigirá Luis G. Moyano. Afronta la interpretación en solitario ante la dificultad de encontrar a otras actrices mamás: «Se lo propuse y les parecía una locura». Pero ahora que el proyecto está en marcha -Rincón de la Victoria, Jaén y Almagro han mostrado interés por él-, admite que las posturas han cambiado.

Se complica el día a día cuando se opta por una crianza respetuosa o con apego, pero es posible. Ella y Vidal, su hijo, han estado en ensayos, montajes, rodajes... incluso en esta entrevista. «Necesitas la ayuda de los demás para que crear un ambiente favorable y que estés relajada. La crianza siempre ha sido en manada, con vecinas, tías, abuelas... Lo estamos perdiendo, nos vemos solas en la maternidad y así es duro», argumenta.

Ha dejado algunos trabajos porque no le permitían ir con el niño -«y lo entiendo», puntualiza-, de otros se ha ido porque sentía que no les trataban con respeto, pero en muchos otros le han apoyado. Y el resultado ha sido muy positivo. Hace un mes, por ejemplo, fue reconocida como la mejor actriz del Morninstar Cine Festival de Nueva York por el corto 'Lion' que dirige Davide Melini, un proyecto internacional con un equipo integrado por profesionales que han trabajado para taquillazos como 'Harry Potter' y series como 'Penny Dreadful'. Si se quiere, se puede.

Fotos

Vídeos