La subida de sueldo que impidió que 'fichara' por la Catedral de Valladolid

Los promotores del disco y el concierto, ayer. :: a. cabrera/
Los promotores del disco y el concierto, ayer. :: a. cabrera

El día que el pamplonés José Francés de Iribarren entró en la Catedral de Málaga cambió la historia del templo. Su nombramiento como maestro de capilla fue una revolución musical que sitúo la iglesia de la capital como solista de la música barroca del siglo XVIII. Iribarren dejó más de mil partituras originales y creó el Archivo Musical de la Catedral. Lo curioso es que el maestro navarro se presentó a la plaza de Málaga y quedó en segundo lugar. No obstante, el titular no pudo tomar posesión al morir repentinamente e Iribarren ocupó su lugar. Su fama fue tal que, como 'Messi' de la música sacra barroca, la Catedral de Valladolid le hizo una oferta económica al alza. El cabildo malagueño rezó un par de oraciones para que no se marchara... y le subió el sueldo para retener a su estrella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos