Fernando Ramírez Baeza: «Me sorprende cómo las redes sociales se han convertido en una barra libre»

Ramírez Baeza aborda el lado oscuro de Internet en su nueva obra. /SUR
Ramírez Baeza aborda el lado oscuro de Internet en su nueva obra. / SUR

El autor malagueño, que combina su pasión teatral con su trabajo como directivo en una empresa del Ibex 35, estrena 'Faraday' en el Cervantes

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La vocación a menudo cruza caminos dispares. Lo sabe bien Fernando Ramírez Baeza, que combina su trabajo como directivo de Merlin Properties, empresa inmobiliaria que cotiza en el Ibex 35, con su pasión por el teatro. Tras el éxito cosechado con 'Subprime', el autor malagueño regresa el 10 de marzo al Teatro Cervantes con 'Faraday (El buscador)', un thriller sobre el lado más oscuro de Internet. Ambientada en Nueva York, la obra también pasará por el Teatro Galileo de Madrid en septiembre.

-¿Cómo surge su incursión teatral, viniendo de un mundo tan distinto como el sector inmobiliario?

-Todo ha ocurrido de forma espontánea. Mi primera experiencia teatral fue de pequeño en el colegio San Estanislao. Luego me fui a Madrid, donde estuve en el grupo de teatro de un colegio mayor. Formamos un equipo maravilloso con el director Julio Escalada, profesor de Arte Dramático que nos inculcó el amor por el teatro. Hacíamos montajes para familiares y amigos. Cuando terminamos la carrera y comenzamos a buscarnos la vida nos dimos cuenta de que echábamos en falta el grupo de teatro y decidimos ensayar los fines de semana para hacer una representación al año como aficionados, simplemente por amor al arte.

-¿Cómo experimentó el salto a la escritura profesional?

-Pensamos que sería buena idea tener un texto propio y me vino una historia a la cabeza, no sé muy bien por qué. Con mucho respeto, cogí un papel y me dije: «A ver qué sale de aquí». Fue el principio de todo.

-¿En qué se inspiró para escribir 'Subprime', la primera de sus obras que fue representada?

-Cuando los miembros del grupo fuimos casándonos y teniendo hijos, buscar tiempo para los ensayos era casi imposible, pero escribir es algo que puede realizarse en soledad, en cualquier momento. Terminé varios textos, pero al acabar 'Supbrime' me di cuenta de que era diferente, como si hubiera encontrado un código en la escritura, una personalidad. Me animé a presentar el texto a varios premios y le dieron el premio Carlos Amiches, bastante prestigioso. Eso me impulsó y empecé a indagar quiénes eran los principales productores teatrales del país hasta que Salvador Collado apostó por mí y montamos la obra. La estrenamos en el Teatro Cervantes en 2012 con una acogida espectacular por parte de público y crítica.

-Fue definida como una obra rompedora por su puesta en escena.

-Sí, mi concepción de la escritura teatral es peculiar. En el colegio mayor trabajamos varias obras de Shakespeare y Lorca, textos escritos cuando el cine no existía. Había persecuciones, asesinatos en la oscuridad de un bosque... Eran escenas que después se apropió el cine. Y con 'Subprime', de forma natural, intenté lo contrario: que todo lo que ocurre en el cine pudiera pasar también en el teatro, con el añadido del directo. Me apoyo mucho en juegos audiovisuales, elementos que forman parte de la trama y que se proyectan en una pantalla. Quería incluir acción, como he hecho ahora en 'Faraday', donde he incluido un atraco. Eso sorprende al público, que sale del teatro como si hubiera visto una película.

-En 'Faraday' aborda la influencia que tienen las redes sociales. ¿Por qué eligió este tema como hilo conductor de la obra?

-Me interesa mucho. Tengo poca presencia en redes sociales porque siempre me ha dado mucho pudor. Me sorprende cómo se han convertido en una barra libre, que la gente cuente su vida prácticamente en directo. Esa sorpresa me llevó a reflexionar y escribir 'Faraday', que es una historia futurista, aunque puede que ese futuro esté a la vuelta de la esquina. Todo gira alrededor de un buscador más potente que Google a través de imágenes y reconocimiento facial. La privacidad queda expuesta de forma muy latente, porque todas las imágenes de alguien están disponibles a golpe de clic.

-En ambos textos analiza la corrupción, aunque en este caso sea desde el punto de vista de la invasión a la intimidad.

-No es tanto la corrupción como las estructuras de poder. 'Subprime' intentaba mostrar qué ocurre entre bambalinas a nivel político, situaciones que podían darse en La Moncloa o en cualquier empresa cotizada en bolsa. Y en 'Faraday' pongo la mirilla en aquello que nos hemos dejado por el camino hasta llegar a los últimos inventos relacionados con las nuevas tecnologías.

-Trabaja en el sector inmobiliario pero escribe obras de teatro. Es una dualidad curiosa.

-Es una dualidad curiosa, sí, pero la disfruto mucho, la verdad. Tener un trabajo me permite escribir con libertad, sin tener plazos ni presiones de ningún tipo. Y estoy muy satisfecho con cómo están yendo las cosas y con el recibimiento de las obras por parte del público y también de la crítica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos