El Sorolla más desconocido se expone en Toledo

Detalle de una obra./SUR
Detalle de una obra. / SUR

J. V. MUÑOZ-LACUNA TOLEDO.

El Museo de Santa Cruz, en Toledo, acoge una nueva visión sobre el mundo de Joaquín Sorolla, el genial pintor valenciano. 'Sorolla tierra adentro' es un recorrido por los campos de las regiones de interior de España a través de 68 piezas, 57 pinturas al óleo sobre lienzo y once tablillas de pequeño formato que se podrán ver hasta el 8 de abril del próximo año. Se trata de una versión ampliada de la exposición inicialmente presentada en el Museo Sorolla de Madrid en febrero de 2016 y posteriormente mostrada en la Fundación Barrié (La Coruña) y en el Museo de Bellas Artes de Murcia. Sin embargo, la muestra exhibe tres cuadros que no se habían mostrado anteriormente en las otras sedes y que son tres de los bocetos que pintó Sorolla en 1912 para la monumental decoración de la biblioteca de la Hispanic Society de Nueva York. Tras su exhibición en Toledo, podrá visitarse en la Casa Zabala de Cuenca, de abril a julio de 2018.

La exposición se estructura en cuatro apartados: 'Mitología regionalista y naturaleza. La Valencia de Sorolla', 'Sorolla en verde y gris', 'La invención de Castilla como emblema nacional: el paisaje natural' y 'La España blanca de Joaquín Sorolla, una versión moderna de la invención romántica'.

Las obras fueron realizadas por el pintor valenciano al aire libre y en plena naturaleza y acercan al espectador a la visión menos conocida del artista pues se alejan de los escenarios de intensa luz de las costas levantinas que fueron su mayor referente. Son paisajes del interior de España que sitúan a Sorolla en las corrientes del realismo final y del regeneracionismo español. Como ejemplo de este paisajismo al servicio de la vanguardia, destacan los cuadros de la Alhambra de Granada deshabitada y de los campos desolados de Castilla que visitó junto a otro pintor de paisaje, Aureliano de Beruete.

Según la la directora del Museo Sorolla, Consuelo Luca de Tena, «en estos paisajes de interior encontramos a un Sorolla más profundo e íntimo que no tiene esa alegría de sus cuadros de playa y que descubre la naturaleza de la España de interior, más seca y despoblada». «Es un Sorolla menos conocido pero que sigue siendo un maestro de la luz y del color», añadió la comisaria.

Temas

Toledo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos