Sonia Hernández: «La devoción de México por la cultura es envidiable»

Sonia Hernández, autora de 'El hombre que se creía Vicente Rojo'. /Annamária Heinrich
Sonia Hernández, autora de 'El hombre que se creía Vicente Rojo'. / Annamária Heinrich

La autora de 'El hombre que se creía Vicente Rojo' protagoniza el Aula de Cultura del lunes, donde analizará los procesos creativos y el papel de la literatura en la sociedad

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

La identidad puede ser un juego si el título de un libro lleva el nombre uno de los artistas vivos más populares y aclamados en México. La jugada, además, puede salir redonda si dicho artista acude a la presentación de la obra y cede una de sus piezas para la portada -jaque mate-. Sonia Hernández es la autora de 'El hombre que se creía Vicente Rojo', un cruce de tres vidas en el que una madre y su hija se relacionan con la sombra del famoso pintor. La barcelonesa viajará hasta Málaga para protagonizar el lunes una nueva sesión del ciclo 'Un café cargado de lecturas', jornadas organizadas por Aula de Cultura SUR, el Centro Cultural Generación del 27 y el hotel Molina Lario.

Este tipo de jornadas suelen tener un carácter abierto y carecen de un guión establecido, aunque en este caso es muy probable que el reciente viaje que la escritora ha emprendido a México durante la Feria del Libro marque la conversación con los lectores. Aunque Hernández ya había visitado el país, esta ocasión ha sido «muy especial», ya que su visita tuvo lugar un mes después del duro terremoto que conmocionó a la nación y dejó numerosas víctimas mortales. «La población está todavía en estado de 'shock', prácticamente todo el mundo ha perdido a alguien». Es en este momento en el que la cultura adquiere un valor especial: «Hay una apuesta decidida por la cultura como bálsamo para el dolor del terremoto, la devoción de México por la cultura es envidiable».

EL ENCUENTRO

uUn café cargado de lecturas
Hoy lunes, a las 18.30 en el hotel Molina Larios.
uSonia Hernández
Barcelonesa responsable de títulos como 'Los Pissimboni' o el poemario 'Los nombres del tiempo'.
uLa novela
'El hombre que se creía Vicente Rojo', presentada recientemente en México junto al verdadero Vicente Rojo. Una historia sobre identidades.

La escritora presentó allí su nueva novela, que «fue acogida con mucho cariño», ya que el hecho de que gire en torno al artista «ha llamado la atención de los lectores». México es el hogar de Vicente Rojo, artista nacido en Barcelona pero que se mudó al otro lado del charco en la infancia. Hernández conoció la obra del pintor en un momento en el que estaba buscando «nuevas perspectivas y caminos narrativos» tras haber terminado su novela anterior. La autora decidió así que la figura de Rojo podría ser «una buena guía moral y estética para la protagonista». El juego de identidades comenzó así y culminó en una historia en la que la batalla entre la belleza y la fealdad da paso a la evolución sentimental de los personajes.

Según explica Hernández, pudo comprobar en su viaje que los lectores han entrado en el juego de identidades que plantea la novela. «Ha sido un viaje inolvidable, todavía tengo la mente allí». El propio Vicente Rojo acudió a la presentación del libro a pesar de que el propio título deja claro que el personaje que asume el rol del artista no es él en realidad -más identidades sobre el tablero-. «Es una experiencia de las que dejan huella».

La artista cree que la educación y el papel que tiene la cultura en la sociedad española está relacionada con el conflicto que se está viviendo en su comunidad autónoma, la crisis secesionista. «En este país hay un descrédito hacia la cultura y un gran desinterés por la educación», subraya, y señala esos dos pilares como áreas en las que «todos han fallado desde hace mucho tiempo». Sin embargo, cree que ahora mismo el papel de la cultura no está en ser un factor resolutivo, sino que debió alimentarse «durante los años en los que se forjó el conflicto», ya que «si hubiera más interés por la lectura las cosas serían de otra manera».

Fotos

Vídeos