La nube doble

LUZ EN EL SOHO

Juan Francisco Gutiérrez
JUAN FRANCISCO GUTIÉRREZMálaga

Adelantaba ayer Pedro Luis Gómez en este periódico que el proyecto que Antonio Banderas prepara para el Teatro Alameda ya tiene nombre: Teatro del Soho. Quizá sea el espaldarazo para que el rebautizado nombre para este barrio cuaje del todo. Mientras tanto, en el Soho siguen floreciendo negocios de restauración que conviven con otros clásicos del buen comer. Junto a las ilusionantes ideas de Banderas, sin duda una Alameda peatonal ayudará a hacer más gente, a atraer más visitas. De modo que quizá el Soho se pueda convertir pronto en algo que casi ya es, pero aún no del todo: en el 'off-Larios' para la Málaga autóctona. O sea, en la alternativa a un centro ahíto de lucernarios y de turistas foráneos.

Entretanto fantaseamos con la idea de que Mia Farrow se pasee por el entorno de la antigua Caja Nacional, el Alameda, o sea el teatro actual, prosigue con su cartelera de obras comerciales que llenan calle Córdoba de transeúntes muchos fines de semana. Ha sido el caso, en estas últimas semanas y hasta ayer mismo, del monólogo 'La lista de mis deseos', protagonizado por la actriz Llum Barrera.

Esta artista atesora una fama quizá humilde pero sólida, gracias a su buen humor y hacer, desplegados en muchos formatos televisivos: desde series a programas como 'Tu cara me suena' o 'Zapeando'. Destaca por su desenfado y sobre todo por su sonrisa fresca, que exhibe además en el gran 'A vivir que son dos días' de la SER. Pero Llum no quiere ser solo una graciosa más y no ha descuidado su faceta como actriz, como su papel en 'Seis hermanas' o en obras teatrales como 'Glorious'.

En esta adaptación de la novela de Grégoire Delacourt, Barrera ha huido de la comedia estricta, aunque el público malagueño aprovechase cada resquicio cómico, ay, para recordarle porqué empezaron a admirarla. Una obra pequeñita, vale, una historia agridulce e íntima sobre el amor, la infelicidad y el dinero, donde Llum ha brillado sobre todo por su cercanía. En un teatro todavía pequeño, pero también con su propia lista de deseos para cumplir en los próximos años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos