«En una sala el público paga para escucharte, no para hacerse selfies»

Niños Mutantes actúan mañana sábado en la Sala Trinchera presentando el álbum ‘Diez’, su décimo trabajo./SUR
Niños Mutantes actúan mañana sábado en la Sala Trinchera presentando el álbum ‘Diez’, su décimo trabajo. / SUR

Andrés López, de Niños Mutantes, que acaba mañana su gira en Málaga, reivindica en su décimo trabajo la figura de Lorca y la esencia de su Granada natal

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Niños Mutantes termina mañana en Málaga (Sala Trinchera) su gira de 2017 tras presentar el álbum ‘Diez’, un décimo trabajo que llegaba tras un amago de ruptura de la banda que finalmente acabó por reforzarles. Andrés López, uno de los guitarristas de la banda, responde a las preguntas de SUR.

Terminan la gira de 2017 en Málaga. ¿Cómo les ha recibido la ciudad en estos años?

–Nos encanta Málaga. Quizás sea la cercanía a Granada, que tenemos muchos amigos aquí, que se come genial... Es una ciudad en la que nos sentimos como en casa. Para nosotros es parada obligatoria, una ciudad que siempre está en nuestro calendario. De hecho, es la única en la que hemos repetido presentación. Estuvimos a mediados de abril en la fábrica de San Miguel y ahora volvemos a La Trinchera. Esperamos ser tan bien recibidos como siempre.

Es público y notorio que tuvieron una (pequeña) crisis interna hace un tiempo. ¿Este último disco ha sido producto de ello, o ha salido adelante pese a ello?

–Un poco de las dos. Tuvimos una discusión subida de tono que desembocó en una mierda de crisis (como todas las crisis) que hizo que algunos temiéramos por la continuidad de la banda. En realidad no pasó nada diferente a lo que pasa en cualquier matrimonio o familia bien avenida, lo que ocurre es que en vez de barrer la mierda debajo del felpudo, nosotros decidimos airear el asunto y contarlo. Fue un trago bastante amargo, pero también nos hizo madurar –más aún–, y darnos cuenta de lo que supone la música y el grupo en nuestras vidas. Nos une la música casi más que la amistad, de hecho, es la música lo que nos hace ser más amigos. Es un pensamiento que está muy presente en este disco.

Noticia relacionada

En los últimos años hay algunas voces que hablan de un exceso de festivales. ¿Ustedes son más de festivales que de salas? ¿Cambian su registro en directo en función del espacio?

–Nosotros somos de tocar en directo, el formato es irrelevante. Cada vez hay más festivales, es cierto. Y todo tiene su cara y su cruz. Lo importante es que el protagonista de un festival sea la música y, desgraciadamente, no es algo que siempre se cumpla. Nos encanta tocar en festivales, el calor de miles de personas cantando y saltando con tu música es algo que te hace brotar una adrenalina brutal. Pero las salas son la base de todo, es donde nace realmente la música. El calor es diferente, mucho más directo, más intenso. El público paga por verte y oírte, no por ir a un evento social a pavonearse y hacerse selfies, como ocurre en muchos festivales en los que hay gente que no sabe ni quién está tocando. Por supuesto que cambia el registro, una sala te permite hacer un directo a tu medida, con mucho más tiempo e interpretar algunos temas que no tendrían cabida en un repertorio de festivales.

«Nos une la música casi más que la amistad, de hecho, es la música la que hace que seamos amigos»

Sus letras en este último trabajo tienen algunas referencias a Lorca. ¿Creen que hace falta reivindicar más aún su figura?

–Por supuesto. Vivimos en un país en el que las humanidades desaparecen de las escuelas a una velocidad de vértigo. Cada vez educamos más para ser productivos, no para pensar. Craso error que acabaremos pagando caro, no tengo la más mínima duda. Lorca fue único, él y su obra. Y es necesario reivindicar y entender lo que escribió, cuándo lo escribió y por qué lo escribió. Es necesario enseñar en las escuelas quién fue Lorca, quiénes lo asesinaron y por qué lo asesinaron. Nos apetecía acercarnos a su obra desde nuestra música. Parece que Lorca sólo es patrimonio del folclore, del flamenco; eso tiene un tinte un tanto rancio. Y no es así. Nani (batería) tenía muchas ganas de escribir una letra dedicada a él y creemos que lo ha hecho de un modo excelso. Intenta contar utilizando el lenguaje de ‘Poeta en Nueva York’, y cómo era la Granada de aquella época, y nos damos cuenta de que no es muy diferente a la que tenemos hoy en día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos