Rosario Monje 'La Mejorana'

Rosario Monje 'La Mejorana'
OÍDO AL CANTE

GONZALO ROJO

Tratamos hoy de una gaditana nacida en el barrio de La Viña el año 1862, y fallecida en Madrid sesenta años después, es decir, en 1922. Se llamó Rosario Monje y de apodo artístico La Mejorana. Se casó con el sastre de toreros Víctor Rojas y fue madre de la también bailaora, ¡y qué bailaora!, Pastora Imperio y del guitarrista Víctor Rojas. Toda una leyenda de la Edad de Oro del baile flamenco. Rosario fue hija de Anita 'La Mejorana', artista como la hija, sobrina de La Cachuchera, genial cantaora de soleares, según Aurelio Sellés, y estaba emparentada también con los Melu, al casarse su hijo Víctor con la hermana mayor de éstos, Milagros. Fernando 'el de Triana', tras una serie de elogios exaltativos de su belleza, dejó escrito: «Su figura era escultural y cuidaba siempre de vestir los colores que más la hermoseaban, pero siempre su bata de cola, de percal, y su gran mantón de Manila».

Rosario Monje compitió con La Macarrona y La Malena en popularidad y en el arte del bien bailar, pero su vida artística, aunque meteórica, fue efímera, solamente tres años de profesionalidad, ya que se retiró del baile tras contraer matrimonio. En tan breve tiempo alcanzó cotas extraordinarias, que el de Triana expresó así: «No era mejor que las mejores, pero no había ninguna mejor que ella...». La Mejorana fue la primera mujer que levantó mucho los brazos en la danza, prestando con ello a la figura femenina extraordinario aire y majestad, creando así una nueva estética del flamenco para bailaoras; estética que afianzada después por su hija Pastora Imperio, ha llegado viva a nuestros días.

La Mejorana fue también una buena cantaora, decorosa en las soleares y admirable en bulerías y cantiñas. Fernando Quiñones nos dice que «Cuando salía bailando y terminaba la falseta, hacía una parada en firme, y al compás de la fiesta (de palmas sordas), se cantaba ella misma estos juguetillos que a la vez bailaba: Yo soy blanca, y te diré / la causa de estar morena: / que estoy adorando a un sol, / y con sus rayos me quema». Comenta Álvarez Caballero que estando trabajando Rosario 'la Mejorana' en el malagueño café de Chinitas se presentó Gabriela Ortega, también bailaora en el mismo establecimiento. Iba acompañada por su marido Fernando el Gallo, y estaba embarazada. Cuando La Mejoraba acabó de bailar el público pidió que saliera Gabriela, y por no desairarlo salió. Hubo de realizar tales esfuerzos para bailar, que cuando la sacaron de allí tuvo un mal parto. Como comentamos más arriba, Rosario Monje falleció en Madrid el año 1922.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos