Roca Rey brilla en Sevilla por naturales

El diestro peruano Roca Rey, en un pase con la muleta a su primer toro de la tarde. :: efe/
El diestro peruano Roca Rey, en un pase con la muleta a su primer toro de la tarde. :: efe

El peruano corta una oreja de peso en un festejo donde Ferrera firma una faena de enjundia y Manzanares lidia el peor lote

ANTONIO M. ROMERO SEVILLA.

El mal juego de los toros de Victoriano del Río y Toros de Cortés deslució uno de los festejos más esperados de la temporada española: el del Domingo de Resurrección en Sevilla. Sólo se salvaron de la quema el noble cuarto y, sobre todo, el buen tercero. Ante este burel, se vio la mejor versión de Roca Rey, un diestro en estado de gracia, que conquistó la Real Maestranza de Caballería por naturales en una faena donde hubo valor, empaque, hondura, mando y temple. Antonio Ferrera, triunfador el año pasado en esta plaza, firmó una faena de enjundia en la que perdió el trofeo por el fallo con el acero y José María Manzanares lidió el peor lote y fue volteado, sin consecuencias, en el segundo del festejo.

Roca Rey salió a por todas y ya en el recibimiento con el capote a 'Jara' dejó un buen ramillete de verónicas y una media con sabor. Brindó al público una faena que comenzó de manera explosiva con dos estatuarios, un pase cambiado por la espalda y uno de pecho ligado con dos naturales. Todo ello con las zapatillas clavada en la arena. A partir de ahí, con el público metido de lleno en el trasteo, el joven peruano dibujó una faena de mano baja, temple, ligazón y cadencia, donde destacaron dos excelsas tandas con la zurda. Dejó una estocada ligeramente desprendida y el toro, en una muerte de bravo, tardó en caer. Un hecho que enfrió los ánimos y dejó el premio en una oreja de ley.

EL FESTEJO

uLugar
Real Maestranza de Caballería de Sevilla.
Ganadería
Se lidiaron cuatro reses de Victoriano del Río (2º, 3º, 4º y 6º) y dos de Toros de Cortés (1º, como sobrero, y 5º), de correcta presentación y juego desigual. Desrazados primero, quinto y, sexto; complicado el segundo -todos ellos pitados en el arrastre-; bueno el tercero y noble y manejable el cuarto.
uDiestros. Antonio Ferrera (nazareno y oro con los cabos en blanco)
saludos desde el tercio y vuelta tras aviso y petición minoritaria; José María Manzanares (purísima y oro con los cabos en blanco): saludos desde el tercio y silencio; Andrés Roca Rey (tabaco y oro con los cabos en blanco): oreja tras aviso y silencio tras aviso.
Incidencias
Primera de abono de la temporada en Sevilla. Lleno de no hay billetes en tarde de cielos nubosos y temperatura agradable. Destacó Paco María al picar al segundo toro de la tarde, siendo ovacionado. Presidió Gabriel Rey, que fue pitado por no conceder la oreja a Ferrera en el cuarto. Al terminar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en recuerdo de los ganaderos fallecidos Victorino Martín y Domingo Hernández, el puntillero de la plaza Lebrija y el delegado de la autoridad Miguel Ángel Ocaña.

Al último de la tarde lo recibió Roca Rey con una larga cambiada en el tercio, pero no pudo haber más lucimiento con el capote ya que 'Quitaluna' fue un toro sin fijeza que no se entregó. Volvió a brindar al respetable un trasteo que comenzó con pases por alto con la planta firme, pero la res, que le propinó un golpe en la pierna, se rajó pronto y se refugió en tablas. Ahí, el peruano se pegó un arrimón, donde logró exprimirle algunos muletazos buenos con la diestra, y circulares con más voluntad que lucimiento. Dejó un estoconazo, aunque el 'victoriano' tardó en caer.

La temporada sevillana comenzó con mal pie ya que el primer toro del festejo fue devuelto por inválido. Al sobrero lo recibió Ferrera con un unos capotazos muy toreros fijando la embestida de 'Devoto'. Brindó al público una faena en la que estuvo por encima del burel, que tuvo una embestida descompuesta y nunca se entregó. El extremeño destacó con dos tandas de derechazos estimables; por el pitón izquierdo, el animal nunca fue claro. Mató de estocada algo trasera.

Ferrera, arreando

En el cuarto y tras la oreja cortada por Roca Rey en el toro anterior, Antonio Ferrera salió arreando. Con el capote no pudo estirarse, pero con la muleta construyó una faena con enjundia que fue de menos a más y en la que dejó constancia de su concepto barroco de la tauromaquia, personalísimo y de sabor añejo. Soberbias fueron las dos tandas por naturales, ligados, templados y de mano baja a 'Despreciado'. El epílogo fueron unos torerísimos adornos por bajo. Dejó media tendida y necesitó un descabello. Aunque los pañuelos brotaron en el tendido, la petición no fue suficiente.

José María Manzanares es un torero siempre esperado en Sevilla, donde es muy del gusto de la afición. Sin embargo, el alicantino no pudo brillar, a pesar de su disposición, porque no tuvo delante oponentes con garantías para el triunfo. Su primero fue un toro con un peligro sordo y con genio que lo 'cazó' mientras toreaba con la diestra y lo volteó por el aire. Dejó algunos buenos muletazos con la izquierda, pero la faena no tuvo más historia. Pinchazo y estocada algo desprendida.

En el quinto lo más reseñable de Manzanares fueron cuatro verónicas y una media en el recibimiento capotero. Llegó 'Listo' a la muleta con un molesto cabeceo que provocó una embestida descompuesta. El diestro alicantino estuvo voluntarioso ante un animal que terminó rajándose, buscando las tablas. Acabó con el burel de una media estocada tendida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos