La OFM recupera la confianza del abonado

El maestro Hernández Silva, al frente de la Filarmónica en uno de sus conciertos de temporada. :: sur
El maestro Hernández Silva, al frente de la Filarmónica en uno de sus conciertos de temporada. :: sur

La orquesta, que roza el 70% de ocupación en el Cervantes, suma nuevos públicos con el concierto de Año Nuevo y los dos recitales extraordinarios

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

«¡Qué pena que no creció en 400!», exclama. Se nota que Manuel Hernández Silva no es un político y que no intenta revestir el dato objetivo de una realidad aumentada. Siempre claro y directo, la batuta de la Orquesta Filarmónica de Málaga se felicita por el buen dato de abonados a la OFM para la próxima temporada, pero sabe que aún queda camino por andar. De momento se va en la dirección correcta. La formación mantiene la confianza de los afiliados y la incrementa con 31 nuevos socios, una pequeña subida de apenas el 3,7% que eleva el cómputo total a los 869 incondicionales a la temporada sinfónica en el Teatro Cervantes.

Aún queda lejos el récord de 1.013 que logró Aldo Ceccato en su penúltimo curso en Málaga (2007-2008), pero es el mejor número de las últimas nueve temporadas y -lo que es más importante- confirma la tendencia alcista que se inició el año pasado. A partir de 2008/2009, cuando se contabilizaron 981 socios, las cifras empezaron a caer hasta un mínimo de 618 personas en 2012/2013. Eran los años más duros de la crisis, que coincidían además con el descontento de un sector del público con la programación arriesgada que proponía la batuta de entonces, Edmon Colomer.

En cifras

22.874.
espectadores asistieron a los 18 conciertos que ofreció la OFM esta temporada, 1.676 personas más que el curso anterior (que contó con tres citas menos), incluidos el concierto de Año Nuevo y los dos extraordinarios fuera de abono. El índice de ocupación del Cervantes fue del 69,7%.
6.167
espectadores asistieron a las ocho citas del Festival Terral, un 60% más que el año anterior (con 18 conciertos).
23.000
personas vieron ‘Dirty Dancing’, el espectáculo más numeroso con 31 funciones.

La llegada del director venezolano recuperó la ilusión del abonado que, con la excepción de un pequeño retroceso registrado en 2015/2016, ha revalidado ahora su apoyo a la OFM para el calendario de conciertos que comienza el próximo 14 de septiembre en el Cervantes. «Creo que el público sabe que me vuelco con ellos, que me gusta la ciudad y sus tradiciones. Que me respalden así hace que solo pueda decir 'gracias'», expresó Hernández Silva desde Colombia, donde se encuentra dirigiendo.

Por tipos de abonos

Si se analizan los datos por tipos de abonos, se obtiene otra conclusión: como viene siendo ya habitual en los tres últimos ejercicios, crecen de forma exponencial los mayores de 65 años (pasan de 539 a 591) y desciende la suscripción general (de 166 caen a los 155). Tampoco los jóvenes sustentan esta vez el alza. Solo 51 menores de 26 años, once menos que el año pasado, se suman a la oferta especial que lanza la OFM para ellos: 50 euros para las quince citas del programa.

Para Hernández-Silva, estas cifras no pueden leerse en clave negativa como el reflejo de un progresivo envejecimiento de la orquesta. «Hay más jóvenes que nunca en los conciertos, pero no se abonan, ni aquí ni en ningún sitio. Son muy selectivos y solo compran entradas para los conciertos que les interesan», argumenta el director. Además, se niega a «demonizar» a la gente mayor, algo que, asegura, «está de moda de una manera alarmante». «No todo tiene que ser joven, como si los mayores no tuvieran ninguna importancia. Me parece maravilloso que los que acaban de cumplir 65 puedan disfrutar de la jubilación y de sus ventajas abonándose a la OFM», añade.

Los abonados suponen algo más de la mitad de los espectadores totales de la orquesta, con 20.262 asistentes a sus quince programas de abono. Pero fueron más los que escucharon a la Filarmónica en el Cervantes la pasada temporada. Los dos conciertos extraordinarios ('Magia y aventura' y 'Homenaje a John Williams') y el de Año Nuevo, que por primera vez afrontó la OFM en virtud de un acuerdo con el coliseo, atrajeron a 2.612 personas más a su música. En total, la Filarmónica convocó a 22.874 personas en sus 18 citas en el Cervantes, con una ocupación del 69,7%.

La Filarmónica vive un periodo de estabilidad, con su director confirmado en el cargo hasta 2020 y un presupuesto que, después de muchos años a la baja, sube por la mayor subvención de la Junta (aporta 200.000 más), el 20% de la taquilla de Cervantes (concepto por el que recibirá por primera vez unos 50.000 euros) y nuevos ingresos extras, como los obtenidos del curso internacional de dirección liderado por Hernández Silva. En lo musical, grandes piezas del repertorio y obras nunca interpretadas por la OFM apuntalan un programa de «continuidad» que busca seguir haciendo público.

Más

Fotos

Vídeos